miércoles, 9 de abril de 2008

VIDAS PARALELAS

En la carretera que va de Fairbanks al Parque Nacional de Yukon, aquí en Alaska, hay, cada kilómetro, más o menos, una prostituta. Te miran desafiantes, como mira una fiera encerrada aunque esté en campo abierto. Algunas, desde el coche, parecen bellísimas, vestidas como heroínas de un cómic de superheroes. A otras, sus trajes de licra les dan un aspecto entre ridículo y triste.

Este ¿trabajo? debe de ser uno de los más penosos que pueda uno imaginarse. No, mucho más. Debe de ser terrible, inhumano. Así, objetivamente, aunque alguna de ellas quizás no lo crea así. No sólo dejarse manosear por el primero que pare su coche y pague, sino estar ahí horas y horas, de píe, o sentadas en una silla barata de plástico blanco, a la intemperie, pasando calor, frío, aburrimiento, expuestas a las miradas de todos, sabedoras de que son las perdedoras de una vida que les pasa por delante a cien por hora, frenando un poco para echar un vistazo y seguir. A años luz de las putas con glamour que consiguen portadas, discos y entrevistas gracias a que un pez gordo se acostó con ellas arruinando su carrera.

El problema de la prostitución no está resuelto.
Hay quien apuesta por legalizarla, darle estatuto de trabajo para que las prostitutas tengan seguridad social, higiene, condiciones dignas. Dicen que así se acabaría con las mafias (aunque quizás se acabaría con unas para abrir las puertas a otras)
Pero, ¿se debe legalizar la esclavitud, el trabajo denigrante, sólo por el hecho de que sea elegido voluntariamente? Bajo ese criterio continuaríamos exhibiendo a hombres elefantes por las ferias, o creando un carnet con derecho a paro para asesinos a sueldo, por lo demás un trabajo voluntario y la mar de higiénico.

Hay quien, delante de estas dos posturas, exhibe una verdad incontestable. La de que siempre habrá prostitución y eso no lo evitarán ni las leyes ni la policía. Aunque se olvidan de señalar que también habrá proxenetas, traficantes, esclavos o asesinos y no por eso se deja de legislar sobre ellos.

Es difícil tener certezas en este asunto.


-Lucce, de Educablog, cuelga una noticia, aparecida en el Correo Digital, sobre el despido de dos educadores, al parecer, por represalias de la cooperativa para la que trabajaban, en el albergue de Elejabarri. Evidentemente, como bien dice Lucce, tendría que contrastarse la noticia para saber lo que pasó.

Al hilo del artículo, dos reflexiones: Un despido improcedente (si es que lo fue, que parece que sí) es casi siempre una represalia, se tome por el motivo que se tome. Y dos: No sé porqué me da que si estos dos educadores trabajaran para la administración y no estuviesen subcontratados, estarían, a día de hoy, trabajando en el albergue. Quizás merecedores de una sanción o quizás no, pero trabajando. Lo que dice mucho en contra de la liberalización de instituciones que deberían ser públicas y da pistas de la perdida que ese modelo ahorrativo significa.



13 comentarios:

lucce dijo...

Hola Quique!!

Lo 1º darte las gracias por tu difusión a la noticia que comentábamos hoy en nuestro espacio.

Respecto a tu artículo de hoy sobre la prostitución, veo el tema muy complicado y con demasiadas aristas.

Estoy de acuerdo en que me parece un trabajo horrible, pero sí que estoy a favor de que se trabaje desde lo social en que, en la medida de las posbilidades, se trate de "dignificar" lo que hacen. Y creeme, hay muchas mujeres que, por mucho que trates de convencerlas vuelven o ejercen pseudovoluntariamente esta actividad.

Recuerdo a una mujer con la que trabajé que fue prostituta. Cuando yo inter´vine con ella, trabajaba limpiando portales, tenía dos hijos, estaba casada, pero, aún con todo, echaba de menos la grandísima pasta que ganaba ejerciendo la prostitución y el nivel de vida que entonces llevaba. Eran tales sus recuerdos que se estaba planteando volver a ese mundo.

Mi compañera y yo intentamos que no lo hiciera pero creo que finalmente lo hizo.

Para este tipo de casos, creo que deben tener una especial cobertura, de ahí además la labor de numerosos colectivos sociales que trabajan en este ámbito. No porque esta actividad sea más o menos deplorable tienen que desaparecer estas asociaciones que trabajan con prostitutas, ¿no?

Bueno no sé si me he explicado o si te he entendidom yo a tí (a estas horas de´la night ya se sabe que todos los gatos son pardos...)

Por cierto, mis más sinceras felicitaciones por tu post 'Pobreza' (¿cómo no vas a recibir los elogios del Encapuchado??) Fue buenísimo.

Un saludo!!

Ginebra dijo...

Que sea un trabajo horrible o desagradable no quita para que quienes lo ejerzan tengan derecho a hacerlo de una forma laboralmente digna. Hay muchos tipos de esclavitud legalizada así que ¿por qué ellas no?

Sera Sánchez dijo...

Hola Lucce, totalmente de acuerdo contigo,faltaría más que no se atendiera a cualquier persona para mejorar sus condiciones, algo que también apunta ginebra. Es un tema de derechos humanos.
La cuestión son las dudas, de tipo ético (no moral) que plantea la legalización de esta práctica y convertirla en una profesión más, como puede ser la de un fontanero.

Jon dijo...

Hace tiempo, sin haber pensado demasiado en este tema, creía que la legalización era la salida más evidente a este problema. Recuerdo incluso que cuando Caldera la anunció me alegré, como si fuera un gran avance social.

Poco después empecé a leer un poco, a charlar con amigas que trabajan en Médicos sin Fronteras, en el día a día, a conocer otras opciones políticas, etc. y la verdad es que me ha convencido el argumento de que no se puede legalizar la prostitución, sino luchar contra ella desde otros frentes. Legalizarla y garantizar unas condiciones mínimas para ejercerla es, como se ha dicho, legalizar la esclavitud y explotación sexual en el mayor de los casos.

En este terreno creo que es uno de esos dónde nuestra profesión debe hacerse valer.

asier dijo...

- Suscribo las palabras de Ginebra 1 a 1. Es una maxima de la ideología del trabajo: Ceder tu persona por un salario. No es comparable con la exclavitud, si se da en circunstancias legisladas y de propia voluntad. El apartado moral y etico, en este caso concreto, va de la mano de cada uno/a. Y ellas tambien tienen su moral y su etica, no lo olvidemos.

- Sera: Poner al fontanero junto a esta antigua profesion...lo has hecho a posta, verdad ?? Jaajajjaj. Algunos mitos aun perduran en los subconscientes celtiberos.

- Recientemente hable con una ex-compañera de la Uni, que trabaja en este sector, y defiende a muerte su decisión. " Si lo quieren ser, que lo sean ...pero libres, con una dignificación laboral, social, etc, y si lo quieren dejar, nosotras les ayudaremos ". Habrá casos y casos, claro esta.

Saludos people. Quique eres un genio.

Psikoloca dijo...

Hola! Yo también pienso que cada una sea lo que quiera ser, es cierto que hay muchas mafias en todos estos casos, pero también las hay por que quieren o que las circunstancias les han llevado a ello y ahora quieren, así que como mínimo que tengan una dignidad, que sean reconocidas como trabajadoras, que tengan derecho a la seguridad social como las demás personas.

Me acuerdo que cuando hacía trabajo Social vino a darnos dentro de la asignatura Género e intervención social DOlores Juliano, y hablo de las "Trabajadoras Sexuales" de que se llamaran así, de la invisibilidad del hombre en todos estos aspectos, de la importancia de que tuvieran dignidad social.

Yo estoy totalmente de acuerdo, con ello, y que cada una mientras sea libre haga con su cuerpo lo que quiera, lo que si eliminaría son las redes que se dan alrededor de todo esto,...

Al tiempo que ayudar a salir de estas situaciones a todas aquellas que lo quisieran,...

Saludos

Neurotransmisores dijo...

Creo que nunca se logrará la igualdad de la mujer hasta que se acabe con la prostitución.

CRISTINA dijo...

NO NO NO NOOOOOOOOOO
NO Y NO Y NO

NO se puede legalizar la prostitución.
Hay que luchar contra los trabajos basura, contra los trabajos lesivos para la salud física y la mental, hay que intentar que trabajos especialmente duros, desagradables, difíciles desaparezcan. Y pocas cosas habrá más duras que la prostitución.
No todo vale por dinero, ni siquiera para ese pequeño porcentaje que elige la prostitución libremente. De igual modo podrían elegir cortarse un dedo en directo en la tele si les diesen 6000 euros, por ejemplo. Pero es que además no hablamos de Pretty Woman, hablamos de una realidad terrible que tú Quique describes perfectamente. No, no todo puede valer.
El sexo debe ser libre siempre, en igualdad de condiciones, placentero. No hay peor interpretación del sexo que la que se hace en la prostitución.
Y no hay peor interpretación del feminismo y de la mujer y del trabajo y del respeto que la que se hace en la prostitución.
NO, NO Y NO.

Saludos Quique.
Siempre es enriquecedor leerte.

Nepomuk dijo...

Totalmente en contra de tu último comentario. El no legalizar la prostitución me parece que es contribuir a que siga siendo un asunto sucio donde se enriquecen unos pocos a costa de otros. Y creo que la mejor interpretación del feminismo es dejar libertad a una mujer para que pueda elegir aquello en lo que quiera trabajar, sea lo que sea.

Pensáis en prostitución e imagináis a niñas de 16 años que vienen engañadas de países del Este y tienen que prostituirse en bares de carretera para no morir a palos, pero hay otro tipo de prostitución y otro tipo de prostitutas (hombres y mujeres), que, simplemente, han elegido su oficio y que, simplemente, se ven obligados a esconderse y a subsistir en unas condiciones de mierda sólo por que un sector de la sociedad los señala con el dedo y se permite la liberta de juzgarlos.

Y si hablo, es por que conozco el tema muy, muy, muy de cerca.

Respetemos un poco la libertad de elección. No tenemos derecho a ser jueces de nada, ni de nadie.

CRISTINA dijo...

Nepomuk, claro que tenemos derecho a juzgar. Es más, tenemos la obligación permanente de hacerlo.
Entiendo por "juzgar" analizar crítica y razonadamente la realidad, claro, reflexionar, pensar sobre algo...
Pero no he juzgado a las protitutas, no habrás leído en mi comentario nada en contra de las prostitutas. Al contrario.
Y probablemente estemos hablando de "prostituciones" diferentes. Quizás ahí esté nuestra diferencia de opiniones al respecto.

De todos modos yo he intentado hablar de trabajos dignos.
Hay muchos trabajos muy duros que deben hacerse, por ejemplo separar basura en las plantas de reciclaje. Y se intenta todo lo posible para que las máquinas eviten que una persona tenga que pasar ocho horas haciendo ese trabajo. Pero es que además, ese trabajo hay que hacerlo, no queda otro remedio.
Desde esta perspectiva, no hay nada más duro a nivel "laboral" que el trabajo que realiza una prostituta. Vuelvo a pensar en esas chicas tan jóvenes, expuestas a cualquiera que pare un coche, medio desnudas en una carretera, pasando frío o calor, sufriendo todo tipo de abusos...sí, esas son la mayoría y no las de hoteles de lujo. Lo miro como un simple trabajo y me parece el peor.
Pero, pasando a la otra forma de mirar el tema, hablando de la necesidad de un trabajo, ¿es necesario? a estas alturas de, afortunadamente, libertad sexual ¿un hombre necesita pagar por sexo? es más, ¿resulta placentero el sexo cuando es así? ¿no deberían disfrutarse las relaciones sexuales sólo cuando son de "igual a igual"? todo lo demás ¿no es una cierta forma de "abuso"?

Lo cierto, Nepomuk, Quique, es que se podría hablar mucho sobre el tema y creo que no consigo explicarme bien.
Pero, resumiendo, (y ahora me voy a poner algo "dramática"), Nepomuk, ¿te gustaría que tu hija, tu madre, tu hermanita pequeña, se dedicara a separar basura en una planta de reciclaje? ¿o preferirías que tuviese otro trabajo más cómodo, más creativo, mejor pagado, más higiénico? ese trabajo, ¿podría ser el que tu "defiendes"? o sea, ¿te gustaría que tu hermana fuese prostituta? ¿la recomendarías a tus amigos?...

Con la última pregunta me he pasado. Lo reconozco. Pero no la borro. Ahí queda.

Quique, perdona este comentario tan largo. Y que no sigo con la polémica.

Besos.

Quique dijo...

Interesantísimas opiniones. Es curioso observar como partiendo de premisas parecidas y compartidas (el respeto a las personas, la dignidad en el trabajo, etc.)se lleguen a reflexiones tan diferentes

Ingunn dijo...

Uff! es un tema espinoso el de la prostitución. Yo a veces reflexiono sobre el tema, claramente estoy en contra de la esclavización sexual, pero y de la otra...claro, como feminista mi primera respuesta es rechazarla porque atenta contra la dignidad de la mujer etc.. pero realmente la prostitución elegida, en este caso por la mujer, atenta contra la dignidad del colectivo femenino ¿porqué?, también hay prostitutos hombres y no creo que el colectivo masculino se sienta denigrado. Yo creo que es esta sociedad machista la que nos lo quiere presentar así..yo creo que el problema no són las prostitutas ni su trabajo en si sinò lo que por tradicion se piensa o se imagina. Vi la pelicula documental "yo puta" y realmente me ponía los pelos de punta cómo hablaban algunas mujeres de sus clientes (mujeres humilladas por ellos...) y el menosprecio de algunos de los clientes hacia las mujeres y las prostitutas. En cambio ví otro ducumental "discapacidad..sexo por una noche" donde unas familias inglesas o holandesas que tenían hijos tetraplejicos y etc.. organizaban viajes para que estos chicos pudieran satisfacer sus necesidades ( lo curioso que no iba ninguna chica), las familias hablaban de ellas con sumo respeto las veian como "una ayuda", como si fuera una ayuda física y psicológica. Y esto da que pensar quizás tendriamos que reemplazar la imagen machista de la prostituta "pedazo de carne", "objeto que se utiliza de cualquier manera" y verla como unas trabajadoras sexuales...

Manuela dijo...

a mí me gustaría saber qué opina Gallardón del tema y cómo nos sorprende esta vez...