lunes, 19 de enero de 2009

LIBROS

Hay que reconocer que los americanos saben montar un espectáculo como nadie.
Después de estar clavado en el sofá viendo a Obama en directo , que es casi como ver una peli, me he puesto a leer mi última adquisición: "La balada de Abu Ghraib", de Philip Gourevitch y Errol Morris, que me viene al pelo.

Hablando de libros, cada vez me cuesta más leer artículos o libros relacionados con la educación social o el trabajo social. No es que lo sepa todo sobre la cuestión, ¡que va!. Al contrario, cada año que pasa me doy cuenta de lo ignorante que soy. Lo que pasa es que, salvo excepciones, muchos de estos libros o artículos me aburren. No por su dificultad, sino porque suelen estar muy mal escritos. A veces parece que todos esos textos estuvieran escritos por el mismo autor, o como si los autores sólo se leyeran unos a otros y escribieran todos igual, con la misma "jerga" profesional con la que no hay quien se emocione. Hablo de la emoción del aprendizaje y del descubrimiento. También del ritmo. Excelentes divulgadores científicos, como Dawkins o Feynman, han demostrado que se puede escribir sobre cosas mucho más complicadas que la educación social, sin necesidad de ser un plomo. En ese sentido, los blogs están aportando un saludable aire fresco.
En los últimos años he descubierto muchos libros, que en apariencia no están relacionados con mi trabajo, sobre todo reportajes periodísticos y ensayos, de los cuales he aprendido más de la profesión que con muchos otros libros especializados, escritos por "expertos" con una sintaxis insoportable.
No soy un defensor del eclecticismo (picotear de aquí y allá quizás sea un buen ejercicio intelectual, pero, en la práctica, ya me dirán como casa el psicoanálisis con la evolución), pero sí de la apertura de nuestro trabajo a otras disciplinas (como pueden ser el periodismo, la historia o la ciencia).

Estos son algunos de los libros de los que os hablo:

- "Ébano", de Kapuscinski y "Queremos informarle de que mañana seremos asesinados junto con nuestras familias", de Philip -Gourevitch. Dos libros para acercarse al continente africano. El primero, una obra maestra imprescindible para conocer África y sus habitantes. El segundo, una obra sobre el genocidio en Ruanda, escrita por un autor que no solo da caña a los Estados, sino que se atreve con la crítica a las intocables ONG's.

- "Raval, del amor a los niños", un reportaje del periodista Arcadi Espada sobre el llamado "caso Raval" y su supuesta red de pederastia. Una feroz crítica al poder: periodistas, policías, servicios sociales, jueces. Un libro que debería ser de obligada lectura en la diplomatura de educación o trabajo social.

-"Una novela rusa, de Emmanuel Carrère". No es una novela, pero sí un extraordinario descenso al "yo" más íntimo.

En fin, hay tantos y tan buenos: Historia del siglo XX, de Eric Hobsbawn (para saber de donde venimos), La Tabla Rasa, de Steven Pinker (para saber de qué estamos hechos), etc, etc. Libros que cuestionan dogmas disfrazados de verdades.

¿Cuales son tus libros?

Pintura: Kenton Nelson

17 comentarios:

Alfredo Oliva dijo...

Quique, me encanta Kapuscinski, no conozco Ébano, pero ahora mismo estoy leyendo viajes con Heródoto. Muy bueno.
Le regalaré a mi hijo Ébano, está estudiando Comunicación Audiovisual y sueña con viajar a Africa a hacer documentales.

También me gustó mucho el libro de Arcadi Espada. Fue volver del revés una historia que a priori parecía muy clara.

Sobre la Tábula Rasa tengo sentimientos encontrados. Lo reseñé en mi blog.

Ahora, también estoy con "las Benévolas", y aunque muy larga, está magistralmente escrita. Casi al nivel de "Vida y Destino" de Vassili Grossman.

Saludos

Koki dijo...

apuesto siempre por Galeano, y para mi, me quedo con "patas arriba", gran libro q te hce reflexionar!

Eloi BLQ dijo...

Ebano y Kapuscinski es genial. Mas yo siempre he vivido en un cuento de hadas, tal como intento vivir mi mundo, ya sabes. Yo me quedo con Michel Ende, por sus fantasías críticas.

saludos

dani dijo...

Muchas gracias Quique. Me los apunto aunque no sé si voy a sacar tiempo para leerlos en esta vida o en la que viene, ya que entre la carrera de psicología, el trabajo, los idiomas, el piano, los entrenamientos...

Quique dijo...

-Gracias Alfredo, no conocía a Grossman. Me lo apunto en mi laaarga lista.
Lo malo de Kapu es que nos ha dejado huérfanos de sus libros.
-Hola Koki. Sólo he leido "las venas abiertas de América Latina" y recuerdo que me impresionó.
-Hola Eloi, y gracias. Ende es una asignatura pendiente, que creo que he suspendido ya sin remedio.
-Hola Dani. Pues sí. Bueno, de aquí a poco se podrá oir un libro mientras se corre (si es que no se puede hacer ya).

verito dijo...

koki: sin dudas galeano es un grande..."las venas abiertas de américa latina", lo mejor.

saludos a todos verito

Anónimo dijo...

Puestos a comentar, e incluyendo "RAVAL", del que tomo nota, que textos de la profesión, que autores, ... Son tu referencia
Un saludo desde Galicia

Alfonso

Alfredo Oliva dijo...

Pues sí que se pueden oir libros mientras se corre, o se monta en bici o incluso mientras se nada. Yo suelo bajarme audiobook con el ares en formato mp3 y escucharlos luego mientras practico deporte. En inglés hay bastantes cosas. En castellano algo menos.
También hay bastantes conferencias, por ejemplo, en la página de la Fundación Juan March.

Saludos

Quique dijo...

HOla Alfonso,
tengo que reconocer que aún espero ese autor que escriba sobre educación social que me apasione. En pedagogía social, Antoni Petrus, y sobre todo Violeta Nuñez. Entre los sistémicos Barudy,una referencia respecto al maltrato infantil. Silvia Navarro, de las pocas TS que escriben y bien. Cancrini, Lévi Strauss

Quique dijo...

HOla Alfonso,
tengo que reconocer que aún espero ese autor que escriba sobre educación social y que me apasione. En pedagogía social, Antoni Petrus, y sobre todo Violeta Nuñez me gustan. Entre los sistémicos Barudy,una referencia respecto al maltrato infantil. Silvia Navarro, de las pocas TS que escriben y bien. Cancrini, Lévi Strauss...y de educación social en concreto, además de los dos primeros, pues poquitos. Espero descubrir todavía algun pope que me enganche.

Anónimo dijo...

En "lo nuestro" recientemente he vuelto a redescubrir a Franch y Martinell y me sigue pareciendo una referencia a pesar de los años
Alfonso

violeta dijo...

A mí me gusta mucho Minuchin,sus relatos,su trabajo en barrios, sus historias de supervisión..tiene una bibliografía extensísima y muy recomendable,contempla aspectos antropólogicos y sociales.Narra historias intergenaracionales con un gran cuidado y ética.Incluso comenta noticias periodísticas que tienen que ver con nuestra profesión.Y tiene un gran sentido del humor y fogonazos de genio.
Aunque su modelo ya está algo denostado para los sistémicos,para mí es el mejor narrador.

violeta dijo...

Por cierto quique:conozco todos los autores que has comentado menos silvia navarro,he buscado pero no encuentro nada escrito por ella que no sea en revistas.
¿Conoces algún libro que puedas recomendar'
Gracias y un saludo

Quique dijo...

Hola Violeta, de la editorial CCS, está Redes sociales y construcción comunitaria, que está bastante bien. Aunque no debe ser fácil encontrarlo

violeta dijo...

Tenemos la suerte que nuestra búsqueda es humana por lo que podemos encontrar en la misma litertura a personajes que sobreviven,luchan y aman al límite,quiero decir que en la novela como género podemos también descubrir rincones de la psicología humana que no están en los manuales.
Gracias Quique y un saludo

violeta dijo...

Se me olvidaba. a mí más que Barudy me gusta el modelo que presenta stefano cirillo de la escuela de Milán sobre el maltrato infantil. Su trabajo versa sobre como poder intervenir terapeuticamente desde un contexto de control(justicia,servicios de protección a la infancia,salud mental,,)tranformando la relación inicial en una relación útil para la familia.
Y esas familias católicas con miedos y mitos tan parecidos a los nuestros.

Lo he visto en conferencias y es una delicia además su aspecto es como el del profesor tornasol!!con pajarita de colores y un humor delirante.

visiones encontradas dijo...

A mí me impresionó Raval. El estilo de Espada es absolutamente demoledor. Joaquín Jordá hizo un formidable documental (como todos los suyos) sobre este mismo tema que es el complemento perfecto para el libro.

De los libros de Educación Social uno que me ha sorprendido es "Dar (la) palabra" de José García Molina.