lunes, 27 de abril de 2009

ESTÁ REUNIDO

Reunirse en torno a una mesa psicólogos, trabajadores sociales, educadores, profesores, médicos,etc. para hablar de un caso, tiene ventajas y algunos inconvenientes.

Uno de los inconvenientes es que se suele hablar demasiado. Hay quien pone sobre la mesa todo lo que sabe sobre la familia en cuestión y no calla. Cuando yo era un alevín, también me pasaba. Era como justificarse un poco: oye, que mira lo que he trabajado, que sé más que tú, tururú. Todo menos no decir nada. Al final, una reunión que debería de durar una hora, dura tres, y a la que uno se descuida acaba convirtiéndose en un estáreunido cualquiera. Por eso cada vez aprecio más a los prudentes, a los que dicen lo justo, lo que tienen que decir, o no dicen nada si nada tienen que aportar. Una de las reuniones más provechosas a las que asistí fue una en la que todos nos quedamos en silencio durante casi un minuto. ¿Pasó un ángel?. No, sólo estábamos pensando.

Tiene otros peligros. Si uno no hace un esfuerzo por acotar la información relevante, se acaba desmenuzando hasta el último detalle de las personas. Porque hay personas que en los despachos de los profesionales lo cuentan todo, igual que hay personas que parecen poseídas y largan su vida si les pones un micrófono delante. El problema hoy es más importante de lo que lo era en la época preinternet, porque la idea de privacidad, como idea y como valor, esta a punto de desaparecer, entre facebook's, blogs, programas del corazón, etc. El profesional debería discernir qué de esa información le sirve y qué es puro desahogo. Qué vale la pena compartir con los demás profesionales y qué es puro cuchicheo. Hay un exceso de información y tendremos que estar más preparados que nunca para manejarla, para discernir lo importante, de lo banal. Porque ¿Quién de nosotros resistiría un escrutinio así de todos los detalles de su vida, de nuestras conversaciones privadas, de nuestras proezas y nuestras miserias? Naide, te lo digo yo. Si algo necesitamos los que nos dedicamos a lo social es un poco de contención, para no convertirnos en puros tertulianos. Ni las personas se merecen que sus vidas sean del todo transparentes ni yo necesito saber siempre donde se toma fulanito su cerveza los domingos. Ante tanto derroche de letra y de imagen, creo que la capacidad de síntesis será uno de los grandes retos de nuestro oficio.

La prisa tampoco ayuda en estos casos. Es curioso, cuando todo el mundo se excusa en la falta de tiempo para no preparar bien una reunión, la reunión suele acabar a las tantas. La prisa mata, me dijo un marroquí con mucha pachorra una vez que yo andaba dando saltos con mi bici por el Gran Atlas. No creo que la prisa mate a nadie ( a mí la pachorra si que me pone de los nervios), pero hay formas de que nuestras reuniones no parezcan un programa de La Noria, que requieren su tiempo. Un moderador implacable, que cronometre, es una. Un orden del día y unos objetivos claros, por ejemplo. Sobre todo, atención a los detalles previos: porqué y para qué estamos ahí los que estamos. La reuniones no sólo se convocan, hay que prepararlas.

Lo importante es haber preparado bien el partido y llevar los deberes hechos. Por cierto, una caja de Cuétara siempre ayuda.

Pintura: Hopper

11 comentarios:

GAIA dijo...

Em sembla que a totes les reunions d'empresa, sovint, sol passar el mateix. Parles, parles i parles i quan s'acaba la reunió t'adones de que el problema que s'ha vingut a debatre ha quedat "penjat"

Alfonso Casado dijo...

Me apunto lo de la caja de galletas para la próxima Comisión-Reunión-Subcomisión......

Anónimo dijo...

Pues sí,
esto de las reuniones es el gran comedor de tiempo delprofesional
Un abrazo Quique

Asier dijo...

Decía un apropiado refrán irlandes que: "Dios inveto el tiempo y el hombre inventó la prisa ".

Defiendo esa misma tesis en las reuniones miercoles tras miercoles: Operatividad y Capacidad de síntesis.

Por eso, dedico estas lineas al profesional y compañero Fer. Nadie como él (con su guión preparado, su pausa en la exposición, etc, etc...) para mirarse en el espejo.

Un saludo Quique (Te espero en Educablog esta semana, acompañado si puede ser).

raquel dijo...

Y motivadoras, las reuniones pueden ser motivadoras..

En este Dpto. mío no se hacían reuniones de equipo (se consideraban poco operativas y, decía que no había tiempo) con lo cual todo se acabó hablando deprisa por los pasillos, con titulares impactantes para que alguna compañera te hiciera caso..

Permanecí en silencio casi un año en el que trabajé intensamente en una red profesional externa que me ha funcionado.
En septiembre voy a plantear reunión de Departamento de nuevo por iniciativa propia con la intención de motivar hacia mis familias: ya te contaré, llevaré galletas

violeta dijo...

No por compartir más inofrmación mejora la comunicación, sólo el desahogo, aquí es cuando pienso en lo importante que es la figura del supervisor de equipo y lo poco considerada que está en la mayoría de contextos sociales.

Un post muy ilustrativo sobre las reuniones de equipo.

Un saludo Quique

Quique dijo...

Muy interesante todo lo que comentáis Gaia, Alfonso, Asier. Coincido contigo Violeta en la necesidad de la supervisión (nosotros por fortuna la tenemos). Parece mentira Raquel que se decida no hacer reuniones por ser poco operativas.Cuando la solución está en cambiar lo que haga falta para hacerlas operativas ¿no?. Y es cierto que un objetivo indirecto es que pueden ser motivadoras (no hay nada peor que sentir que trabajas solo).

Anónimo dijo...

De entrada ya es una suerte que puedas reunirte con tantos y tan diferentes profesioanles.
un abrazo
Elena

Manuela dijo...

de acuerdo, las reuniones hay que prepararlas y hablar si se tiene algo que decir, a mí lo que me ha pasado mucho es que en la reunión alguien se me adelante, o me corte, para decir algo que yo había dicho sólo que sin darme tanta importancia, y lo mío ni se escuchó y lo que dice el otro, que es lo mismo, se magnifica como si hubiera hablado dios, y es que la oratoria es una gran virtud de la que carezco y abre muchas puertas... mis reuniones son de abogados, pero todo lo que dices es aplicable...

Anónimo dijo...

Es cierto, las reuniones. Tengo un jefe AZTECA, que está todo el día de reuniones y me dice, hazte cargo de esto que estoy de reunión, hazte cargo de esto otro que me voy de reunión,..., vaya trabajo tiene, se lo hago yo. En fínsss, es lo que hay con las reunionessss

Anónimo dijo...

Tenemos que aprender mucho a ser sintéticos, decir solo las cosas importantes y trabajar con los usuarios sin necesidad de justificar nuestro trabajo.