lunes, 29 de junio de 2009

EL TIEMPO (y su paso)

Hace algunos años, cuando empezaba de educador social, me preguntaba si esta era una profesión para toda la vida. Supongo que una vez u otra se lo pregunta todo el mundo. En esta profesión creo que un poco más. No sólo porque cuando empiezas en esto te dedicas a hacer animaladas y chiquilladas que no te ves haciendo a cierta edad. También porque en esta profesión, como en muchas otras, la madurez no se cotiza. Es difícil envejecer bien como educador social. Los patéticos intentos de alguno por parecer más joven de lo que es se topan con los pantalones-calzoncillo de los adolescentes, sus piercing, su música y sus historias. En definitiva, un mundo que ya no es el suyo, ni falta que le hace.

Luego, un poco antes de las primeras canas, ves que sí, que se puede. No sólo eso. Resulta que con los años has substituido la energía desbordante en inteligencia y saber. Eso sí, conviene administrar bien el tiempo, que esto de escuchar cansa: cambiar de ámbito cuando se pueda, probar otros perfiles o pedir alguna excedencia si se lo puede uno permitir. Estar atento cuando uno empieza a repetirse y anquilosarse. Seguir aprendiendo. Oxigenarse, al fin y al cabo.

¿Que con los años puedes convertirte en todo lo contrario: en un viejo cebolleta quemado y carcamal? Pues claro. Y con veinte puedes ser un gilipollas, por mucho pañuelo palestino que te pongas. No hablo de eso. Hablo de que la experiencia, la formación o la lectura que se acumula con los años tienen un valor.

No es este ningún post contra la juventud. No hablo de ella. Menuda tontería sería estar en contra o a favor de la naturaleza. Esa pesadez de que "los jóvenes de hoy en día son.. bla, bla, bla". No. Se es joven y se suele ser fuerte y soberbio y el joven tiene una energía que se come el mundo, y la juventud es sabia nueva para la educación y son ideas e iniciativa y aire fresco, y de vez en cuando le dan una patada en el culo a lo antiguo, a lo establecido, y está bien que así sea. Pero la sociedad no debería ser tan estúpida de desaprovechar a las personas cuando están en su mejor momento. De eso hablo.

Hace poco leí en El País un artículo (Demasiado viejos a los 35 años) que decía que a los cuarenta años la gente comenzaba a tener problemas para encontrar un trabajo, o para ser considerado productivo. ¡Cuarenta! ¿Nos hemos vuelto imbéciles? ¿Y lo que sabe? ¿Y lo que aporta ? ¿lo tiramos a la basura?¿Alguien a los 65 años, alguien que ha sido educador social, o profesor, o agricultor, o presentador de la tele, tiene que jubilarse y dedicarse a su huertito, por narices?.

No, no debería dedicarse si no quiere. No lo reivindico por compasión, ni por solidaridad, no. Lo reivindico para que la sociedad no pierda su peso en oro.

_____________

MAKING OF:

1. CORTESÍAS . Jaraba, técnico de iluminación y sonido de Educador en Alaska, comenta la obra desde su estupendo Diario Musical.

2. GIRA EDUCADOR EN ALASKA: En noviembre se representará la obra en el Primer Congreso Catalán de Educación Social, en Vic. Organizado por el CEESC, el Ayuntamiento de Vic y la Universidad de Vic.

9 comentarios:

Eloi BLQ dijo...

es un comentario un poco liante Quiquen o puede que sea yo quien ando con fatiga desde hace unos días con todas las cosas que hay que hacer.

Al igual que tú, estoy de acuerdo que la experiencia de la gente mayor se está perdiendo. Aunque no me ha gustado lo del huertecito (por temas que ya sabes) creo que es verdad que se los arrincona, se les priva de hacer aquello que ha sido su vida (pasamos más horas trabajando y durmiendo que de ocio y otra actividades) y, al contrario, lo más normal sería aprovechar ese conocimiento adquirido durante tantos años de vivencia.

Por otra parte, el pequeño párrafo que haces para la juventud, se ve claro que no quieres criticarla, pero creo que al final te pasas. Yo a la juventud de hoy en día (típica frase ya sé), la veo dormida, sin ganas de nada, sin objetivos, sin lucha, sin ideas. Solo discoteca, discoteca y... dinero?

Para acabar, pienso que hay mucho educador social (igual que profesores, obreros, ingenieros, etc) que llega un día en el cual le gustaría dejar de trabajar, cambiar de aires o simplemente tomarse una excedencia, un año sabático (por cierto, en Francia el año sabático está especificado y es legal e incluso, a veces, pagado), pero es que pueden? Con la situación económica de estos tiempos, en esta sociedad que a los 40 ya no eres productivo, crees que hay gente que puede cambiar de aires? Es una lástima, pero para mi que la respuesta es no. Y vuelvo a repetir, es una lástima, pues hay gente que se ve al borde del precipicio y le obligan a tirarse.

saludos

Asier dijo...

Quique, hace un tiempo el hermano Tote hizo este articulo en el Educablog, que me parece de obligada lectura y referencia.

http://www.educablog.es/2007/10/02/fecha-de-caducidad/

Un saludo y enhorabuena por el estreno de la obra en Vic. ¡¡¡Ya os vais acercando, ya os vais acercando ¡¡¡¡

Educathor dijo...

Muy interesante el post, company. A veces, pienso que hay profesionales que son de usar y tirar...

Un saludo.

Quique dijo...

Hola Eloi.
Gracias Asier, ya me he leido la entrada de Tote.
Buenas Educathor. Sí, eso de exprimir a la gente y luego considerar que ya no valen es un deporte nacional.

Prunus Avium dijo...

Buenas tardes :

Creo que ese ensalzamiento de lo joven tiene una raiz mucho mas profunda .
No solamente estamos inmersos en una cultura que venera los valores propios de unos adolescentes eternos (la belleza , la moda , la apariencia estetica , el exito facil , el populismo ...) sino ademas una especie de verguenza y culpabilizacion de lo "viejo" (no se reconocen como valores la experiencia , la reflexion , la capacidad de analisis , de comparacion , la perspectiva ) Los viejos , los ancianos , los mayores no "existen" porque se ocultan . Del mismo modo que no existe la enfermedad , la impotencia , el dolor , la frustracion , la lucha , las deficiencias , la enfermedad , LA DIFERENCIA ...

No es solo la edad a la que se jubila , o le jubilan a uno . Es que con ese acto , se declara cuando uno "ya no sirve" , ya no tiene nada que aportar , nada que decir .

¿Que clase de sociedad toma estas decisiones ?
la nuestra .
Y así nos va .

CRISTINA dijo...

Iba a escribir justo lo que ha escrito Prunus Avium. Justo, justo éso... estoy totalmente de acuerdo con su comentario y contigo.
Sólo añadiría una cosa, que lo peor no es que todo éso se haga en el mundo laboral. Lo peor es que se haga en las casas, en las familias.
Recuerdo a mis abuelas viviendo una con mi tía y otra con nosotros. No iban de casa en casa, mes a mes, no fueron nunca a una residencia. Cuando estuvieron enferma nos organizamos y las cuidamos entre todos, sus hijos, sus yernos y su nueras, sus nietos.
La presencia constante de ambas no fue nunca una carga, fue un regalo. Justo por lo que comenta Prunus Avium, porque aportaban "valores, la experiencia , la reflexion , la capacidad de analisis , de comparacion , la perspectiva".
Y eran fuente de información de tantas y tantas cosas vividas.
Bueno, y además mis abuelas eran especialmente geniales. No es que lo diga yo, jajaja...

En fin, que no se trata de que yo hable aquí de mis abuelos, pero siempre pienso en ellos cuando veo como se aparta de todo a los mayores y pienso en lo mal que nos portamos con ellos, pero también en lo que estamos perdiendo prescindiendo de ellos.
Y a nivel laboral, que todo ésto se haga a edades tan tempranas, me parece un error tremendo.

Ay.

Besos, Quique

Manuela dijo...

pues claro que es absurdo, pero es que a los cuarenta eres menos manejable que a los veintidós, y no te pueden tomar el pelo igual, y quizá quien va a emplearte tiene veinticinco, así que no quiere a un tipo de cuarenta que le cuestione sus decisiones sino a un niñato de plastilina... a mí me pasó que a los treinta y tantos quería reciclarme en el sector oenejero, y no había manera, porque ahí la gente es muy joven y no quieren siquiera voluntarios mayores que ellos, y menos aún con un buen cv idiomas etcétera, y si les quitan el puesto? y cómo les van a poner a hacer fotocopias por muy becarios que sean? y sí, volví a comer pizza en medio de la calle con una birra en la mano y a sentarme en el suelo, pero duré un año, después unos y otros nos fuimos dando cuenta de que ése ya no era mi sitio, supongo que así es, pero también es verdad que desaprovechan muchos recursos dispuestos a currar por nada y aportarlo todo, en fin...

Anónimo dijo...

Pues claro que la gente con 40 años puede cambiar de aires o al menos eso pretendo yo. A mis 38 años, sigo estudiando y mi idea es aprobar como profe y eso que ya soy grupo A-2 de la admipublic. ¿Una locura?, si, pero qué bonita para mi.
He currado de camarero, de chatarrero, pegando carteles,..., y si creo en los sueños. Siempre ha sido así. Y lo de la juventud, pues tal yo lo veo, que igual que en mis tiempos jóvenes: me piré clases en todo el bachillerato, desde primero a COU, odiaba estudiar pero aprobaba, he fumado porros y bebido calimocho y tercios a reventar.
La diferencia de hoy, que antes eras responsable de tus actos y hoy se le "achaca" todo a la sociedad y a ZP. Eloi habla de futuro, ¿y el de antes?. No había salidas.
Mi padre murió joven y tuve que currar fines de semana de camarero con 16 años para llevar pelas a mi casa mientras estudiaba ya que somos 5 hermanos.
Mi madre iba a trabajar a los almacenes de fruta y cuando llegaba a casa a las 21.00 horas se ponía a planchar y a preparar comidas. Hoy se llora por todo y queremos ayuda de todos, y que nos escuchen si no entras en depresión y te das de baja. Esto es la leche.
Lo que hay que hacer es echarle pelotas a la vida, mirarse menos en el espejo, reflexionar cuando uno se cae y levantarse que para eso tenemos dos piernas.

Así que viva los Eucadores Sociales, la educación a lo largo de la vida y el optimismo.

Abril dijo...

Olé Anonymous! aquí una educa de 44 que sigue en las trincheras...no sé lo que pasará el año próximo o el otro, ya se verá...de momento trabajando en lo que me apasiona. Un privilegio.

Manuela que razón tienes! resulta incluso cómico comprobar como temen algunos los cuestionamientos...
Con lo que disfruto yo cuando se me cuestiona!!!
En fín Serafín...
Saludos de una cuarentona desde las trincheras!