martes, 13 de octubre de 2009

EQUIPOS (2). LA TRANSPARENCIA Y LA CARNE DE FOCA

Alaska, 14 de octubre de 2009,

La transparencia. En La corrosión del caracter, el sociólogo Richard Sennett habla de los peligros del trabajo en equipo bajo el neoliberalismo. Presentado como panacea, el equipo también puede ser el lugar donde se diluyen las responsabilidades y donde se da una lucha encarnizada por la competencia.
Algunas organizaciones, a conciencia o por desidia, fomentan la desunión entre sus equipos. Una de las formas de hacerlo es siendo poco transparente a la hora de tomar decisiones importantes, como por ejemplo ascensos, aumentos salariales o cambios de personal. Cuando se tiene la sensación de que este tipo de decisiones son aleatorias, se toman a dedo, por amiguismo, enchufe, cercanía, o por puro azar, el equipo se resiente. Los trabajadores se vigilan, la desconfianza crece, las puñaladas aguardan y las reuniones se convierten en una tragedia shakesperiana.
La mejor forma de evitarlo (si es que se quiere evitar) es que la información fluya. Muchas personas tienen aspiraciones legítimas de ascender o cambiar laboralmente. Por eso las condiciones que dan lugar a los ascensos, descensos, cambios, promociones internas, etc. deberían de estar escritas y ser claras y coherentes. Todo el personal debería de conocerlas y saber qué tiene que hacer si quiere participar en ellas.
Es la mejor forma para que los miembros de un equipo se dediquen a trabajar para conseguir un objetivo común sin perder el tiempo en vigilar su espalda.

La carne de foca. Los expertos han extraído del magnífico libro Atrapados en el hielo, sobre la expedición de Shackleton al Polo Sur, algunos ejemplos de liderazgo. Algunos de ellos obvian en sus recomendaciones algo que yo sí que he leído en esta increíble epopeya.
El experto no suele hablar de sueldos porque parece que queda mal, excepto cuando se trata del suyo. El sueldo en la expedición de Shackleton era bajo, en efecto. Pero una vez embarrancado su barco en el hielo antártico, las condiciones materiales fueron igual para todos. La carne de foca que cazaban para abastecerse se repartía a partes iguales, incluido el capitán Shackleton, claro. Cuando se trataba de pasar calamidades, él era el primero. Así se ganó el respeto de sus hombres.
Una de las condiciones del liderazgo es dar ejemplo. De hecho, ellos, los jefes, deberían ser los primeros interesados en que sus subalternos estén bien pagados.
Las organizaciones no pueden exigir motivación y lealtad a sus empleados si estos no tienen unos sueldos acordes con su profesión, pero, sobre todo, si la diferencia entre los sueldos entre la dirección y los técnicos resulta indecente.
Obviamente, no todo el mundo tiene que cobrar lo mismo. Al contrario. Los jefes tienen que cobrar más, en función también de la responsabilidad que asumen. Está bien que así sea. Pero algo falla si la dirección de una organización (gestores, directores, secretarios, jefes, etc.) está bien pagada pero sus técnicos ganan cuatro veces menos de lo que deberían. Con ese panorama, el trabajo en equipo es sólo una gran mentira, alimentada por cínicos aprendices de Shackleton.

Pintura: Jordi Alba
________________________________

Las próximas citas para ver la obra de teatro: en Reus, este viernes 16 de octubre, a las 20h en la Sala La Palma, organizada por el CEESC, en Vinarós el 23 de octubre, y el 24 de octubre en Valencia (Sala L'Horta). Más información: Factoría Los Sánchez.

8 comentarios:

CRISTINA dijo...

Hay algo peor que las enormes diferencias de sueldo en el mundo laboral.
Bueno hay muchas cosas malas, pero entre otras, el hecho de que el más mediocre, mientras sea un poco pelotas, sea el que salga siempre bien de todos los asuntos. Mientras, los que se muestran críticos con las "altas esferas", con el "sistema" o con lo que sea, aunque sean excelentes trabajadores, son los que se comen todos los marrones y los que tienen que sacar adelante los asuntos más difíciles. Y por supuesto sin ser valorados, ni reconocidos, ni apoyados...

En fin, mejor no sigo, porque estos dos posts que has escrito me han venido que ni a la medida, ya que cuando volví de vacaciones me encontré unas cuantas de las buenas. Escribí un post al respecto, a modo de desahogo, pero nada, sigo muy muy cabreada. Y desanimada, la verdad.
Uno trabaja por un sueldo, por supuesto, pero intenta que haya algo más de sentido en todo. O por lo menos, que no sea todo un juego de sucios intereses y que se valore la valía y la honradez a la hora de trabajar. Pero no...me parece que no...

Saludos, Quique.

lucce dijo...

Como casi siempre poco más que aportar a tu intervenció, Quique. Coincido en prácticamente todo lo que planteas.

Simplemente señalar, por llevarlo al terreno más concreto de nuestra profesión y volviendo al muy manido tema por mi parte de los ES pata negra (¿recuerdas?), que muchas veces no se acaba de entender entre muchos miembros de nuestro colectivo esas diferencias jerárquicas a las que tú aludes y, además, te muestras favorable.

Efectivamente, pienso que tiene que haber jefes, que ejerzan bien su posición de liderazgo, mostrándose transparentes y, por supuesto, asumiendo responsabilidades y dando la cara, que para éso, en definitiva, cobran más.

En mi caso, tuve que vivir una mala experiencia de equipo porque una de esas ES pata negra no asumía bien ese papel jerárquico de forma que casi lleva al garete a todo el equipo.

Por último (perdón por la txapa) y en referencia a la comunicación dentreo de los equipos me gustaría aportar que, hoy día, existemn unas cosas llamadas nuevas tecnologías (redes sociales, etc...) que podrían utilizarse para fomentar una mejora en la comunicación dentro de las organizaciones, haciéndolas más trnasparentes, etc...

Arf, arf, arf...

PD: no creo que nos conozcamos de forma offlien en Bilbao, ¿no?

Saludos!!

Quique dijo...

Hola Cristina y Lucce. Se me ha borrado el comentario anterior.
Lucce, nos vemos en Bilbao.

Roser dijo...

Hola Quique, hoy me voy a Reus a ver "el Educador Social en Alaska" tengo muchas ganas de verla y me parece que no me va a decepcionar. Nos veremos por ahí? Mañana si puedo te hago la critica (contructiva) ok?

Manuela dijo...

sí sí, sueldos acordes con la profesionalidad de cada uno, con la que está cayendo... qué cosas tienes Quique, hay que ver!

María dijo...

por eso, algunas, hemos dejado de trabajar en estos tiempos... locura? quizá... pero gracias a tí (y a betty: A Coruña) por hacerme re-existir. La vida es más fácil con vosotros. Hace tiempo que te reflexiono, pero es la 1A que te escribo... hoy lo necesitaba. GRACIAS.

María dijo...

CACHIS!!!! supongo que gracias a tí y a betty (A Coruña) he dejado el trabajo. Hace mucho que te leo, pero hoy necesitaba participar.

lucce dijo...

Gran noticia, Quique!! Creo que mi compadre Asier está organizando una serie de actos lúdico-gastronómico-festivos para celebrar como se merece vuestra venida.

Ya está hablando con Sera!!

Ciao!!