lunes, 1 de marzo de 2010

EL LECTOR DE PERIÓDICOS

Periodicos & Internet
De lunes a viernes El País, aunque no todos los días. En los bares lo que pille: La Vanguardia, por el genial Monzó, o El Periódico, por lo fácil que es de mirar. Los domingos El Mundo, porque dan una peli gratis y porque he descubierto un periódico que está mejor de lo que había oído decir, a pesar de que algunos se lo carguen con aquello tan gastado de la caverna mediática, que es como suelen llamar a los que les contradicen.
El café y el diario juntos, otro topicazo, sigue siendo el placer de los placeres. Sí, ya sé, soy un antiguo. Un antiguo con twitter, con facebook, con un blog, un antiguo que le pierde navegar por Internet pero que lee periódicos de papel. Y me gusta el teatro. Un hombre con un pie en el siglo XX.

A veces, Internet también lo es. Antiguo digo. Será porque lo escribimos personas, tan imperfectas. A veces Internet es como una gran comuna hippie de los sesenta. A veces todos vamos como fumados, pasándonos un mantra. Un chalado se inventa algo, una cadena, y la cadena se difunde por email y blogs hasta el infinito. Pásalo tronco.
Hace unos diez años una amiga me envío un email. García Márquez se estaba muriendo y escribía un poema de despedida que, por supuesto, debía de enviarse a todos tus amigos. No recuerdo si, a cambio de enviarla, serias feliz, millonario o te tocaba un jamón. Yo para entonces había leído casi todo de Gabo y no tuve ninguna duda de que aquel panfleto no lo había escrito él. Pero me asombró el poder de la Red para hacer que personas inteligentes dieran pábulo a las mayores tonterías, y las enviaran o las publicaran sin la menor comprobación. Desde entonces no me creo nada. Cuando sospecho de una noticia difundida en Internet vuelvo a mis fuentes, es decir a  los diarios convencionales online. No es que no mientan. Mienten más que hablan. Pero al menos son periodistas profesionales y siempre puedes apelar a su responsabilidad.
Hay gente que llama periodismo ciudadano a esos mantras. Pero el periodismo ciudadano tiene que ser, antes que ciudadano, periodismo. Los mantras son otra cosa. Nunca se da con el creador del bulo. Ni con los hechos, porque no existen. Nunca hay responsables a los que pedir cuentas. Solo un hare krishna feliz y mucho buen rollo.
Es tanto el desconcierto sobre la responsabilidad de los contenidos que hasta un juez moderno como Oscar Magi dispara a ciegas sin saber que su condena a los directivos de Google es el enésimo intento fallido de ponerle puertas al campo. Otro hombre con el pie en el siglo pasado.
A pesar de todo, de las incertidumbres, Internet es lo mejor que le ha pasado al periodismo. Es lo mejor que nos ha pasado. Hasta el punto que uno se pregunta como fue posible la vida sin él. Internet es EL PERIÓDICO que explica el mundo al segundo. Pero ya no importa tanto leerlo, como saber discriminar sus contenidos. Una asignatura pendiente de la educación.

Hermanos
No sólo de periódicos vive el hombre. El viernes vi un trozo del programa de televisión Hermano Mayor, en la Cuatro. Me ahorro decir lo que pienso. El tonto fui yo por verlo. En la web de La Cuatro dicen de Pedro Garcia Aguado, el hermanísimo: "Su capacidad profesional y sus experiencias, marcadas por el éxito deportivo y las adicciones, hacen que siga siendo el Hermano Mayor ideal" .
Voy a llamar a Fede (mi hermano mayor), y le voy a echar la bronca. Tío, si en vez de seguir haciendo atletismo te hubieras metido tus buenas rayas y tus buenos chutes a lo mejor no tendríamos que ver el espectáculo que va dando Rafa (nuestro hermano menor) por esos pueblos de España.

6 comentarios:

lucce dijo...

Je, llevo varias semanas comprando El Mundo los domingos por la misma razón que tú, aguantando la mirada "extraña" del kioskero borroka y las cartas que el señor Ansón manda a diferentes personajes de la actualidad. Bochornosos estos datos pero, coincido contigo en que no es tan mal diario.

Respecto al periodismo ciudadano, creo que es algo que se debería tratar de potenciar y que deberían ser los propios periodistas titulados los encargados de hacerlo. Creo que hay una gran potencialidad y un gran número de recursos tecnológicos como para dejar escapar una oportunidad como la que vivimos en la que, de verdad, se pueda creer en una verdadera democratización de la información.

Evdientemente, como apuntabas, es necesario saber separar el grano de la paja.

Educación Social y Periodismo... Mmmmmmm

Salud!!

Manuela dijo...

mi tío carnal, persona de derechas donde las haya, pero persona culta e intelectual a la vez -no es incompatible aunque muchos lo piensen- toda su vida compró el ABC El Mundo y El País (aparte de periódicos económicos) antes de hacerse una opinión de nada... yo trato de emularle leyendo El País -es mi gran placer- y escuchando a los tertulianos de Onda Cero por las mañanas (la mayoría de derechas, amén del director del programa Don Carlos Herrera), y así equilibrar, y cuando escucho a sujetos como Willy Toledo ayer a propósito de Cuba, en fin me entran ganas de cambiar de país e irme a algún sitio donde la gente sepa vivir fuera de los clichés... estoy contigo, la buena info o la fidedigna hay que buscarla todavía en el papel, con nombres y apellidos detrás de cada noticia, y no soporto leer la prensa por internet yo necesito sentarme en un café y pasar página... en cambio, poner una palabra en google y que te salgan doscientas mil referencias sobre esa palabra, eso ha cambiado ciertamente el mundo, nuestro mundo...

Quique dijo...

Lucce, tienes toda la razón, la participación ciudadana no tiene vuelta atrás. Aunque creo que en el peridismo ciudadano se debería ser exigente. Quiero decir, que yo distinguiría entre colaboración ciudadana y periodismo ciudadano, porque para mi el periodismo no es sólo actuar como una especie de agencia efe, sino explicar la noticia, el qué, cómo, cuando, etc. En fin, de eso tú sabes el doble que yo.

Manuela,acabo de oír a W. Toledo: "El estado cubano (...)es un modelo a seguir...". Uff.
Hay gente que puede decir esas cosas gracias a vivir en un Estado democrático, que por lo visto no quieren para los demás.
En fin.

Alfonso Tembras dijo...

Son varios los comentarios que me suscita tu post:
Primero comparto el placer de disfrutar del café y del periodico. Es una de las cosas que mas disfruto los fines de semana cuando no trabajo
Tambien lo que supone internet de bueno y de malo: quizás falte hablar del tema de los nuevos analfabetismos, que se suman a los viejos. La red está àhí pero no está para todos

Otra cuestión que me parece que es necesario SUBRAYAR es el uso que se hace en ciertos programas de los problemas como espectáculo. Y esto me parece inaceptable. Una cosa es es frikismo conocido -que bastante desgracia es- y otro es hacer de los problemas un programilla para la noche de los martes. Yo creo que desde Colegios y Consejos teníamos que denunciar estos programas

Manuela dijo...

la gente como W. Toledo me da tanta rabia... es esa progresía cultureta que me da dolor de estómago... ha quedado borrado de mi lista de actores, al igual que hace unos meses borré a Almudena Grandes de los columnistas que soy capaz de leer, cuando se ponen a defender al Gobierno dicen tantas barbaridades que los paso a mi lista negra... el que no soy capaz de borrar es Millás, tampoco lo soporto defendiendo al Gobierno, pero cuando se pone imaginativo y deja el proselitismo es el mejor columnista que conozco... y qué fue de nuestro buen Enric González? desde que lo han desterrado a tierras de Jerusalén ya no me lo encuentro en las páginas que yo frecuento de El País...

Quique dijo...

Hola Alfonso,
Lo de los programas de TV tienes razón, aunque siempre tengo la duda de que, en el fondo, lo que buscan es esa publicidad, aunque negativa, publicidad al fin y al cabo. ¿No será mejor ignorarlos?...No sé