viernes, 4 de junio de 2010

DÍA DE ENTREVISTAS

Alaska, 4 de junio de 2010,
10h.
Después de un cuarto de hora de entrevista hablando sobre lo mal que está todo y sobre la corrupción de políticos, Pilar baja la cabeza asintiendo y remata: "es que hay mucha desafección Quique".
Desafección. Mmmm. Cada época tiene su argot, y hay que reconocer que desafección triunfa. Hay de muchos tipos, pero uno ya sabe de qué se está hablando cuando se habla de desafección. El lenguaje de la tele y los periódicos sale a la calle. En realidad desafección es casi un eufemismo de: "estamos hasta el moño".
12h
Me llama X. Dice que este año no hay becas para el casal de verano. Que eso, ahora, es un lujo. Pues con los ayuntamientos endeudados hasta las cejas y con el crédito a cero, quizás tenga razón. Malos tiempos para la educación social. Hace tan sólo unos tres años, un casal de verano era una actividad educativa imprescindible para menores con problemas. Lo certificaban los estudios sobre la resiliencia: esta clase de actividades fortalecían la red social de la persona y lo hacían menos vulnerable. Ahora son un lujo. Tres años. ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha pasado, dices? Lee el New York Times: "En toda Europa occidental, la "superpotencia del estilo de vida", las suposiciones y mejoras de toda una existencia de repente están en entredicho." De ellos, de los estadounidenses, se dijo desde Europa que habían perdido la ingenuidad con el ataque terrorista a Nueva York. Una afirmación un poco ingenua. Ahora somos nosotros los que hemos despertado de un sueño. Abruptamente. Hemos comido de la galleta equivocada para descubrir que éramos más pobres de lo que pensábamos. Tres años. La beca de un casal: una metáfora del Estado de Bienestar que se tambalea.

13h.
María, cara de poker.
-Yo: ¿Está enfadada conmigo por alguna cosa? (parece una tontería, pero es una pregunta técnica)
-María: No, que va. Es que estoy cansada. Y la verdad es que tengo un poco de mal carácter. Se ríe de oreja a oreja y le cambia la cara. Cuando sale por la puerta, promete que la próxima cita no vendrá enfadada. Vuelve a reír.
Hace tres años tuve una conversación parecida con una señora que parecía un tanque y que va recorriendo los teatros de España. En tiempos duros la calidad de la relación cobra más importancia si cabe.
Dicen que las clases medias están viniendo como nunca a nuestros servicios. Yo creo que ya hace tiempo que lo hacen, desde que ofrecemos una atención de calidad no circunscrita únicamente a problemas económicos. Sea como sea, espero que se sientan bien atendidos, profesional y personalmente (que es casi lo mismo). Somos, más que nunca, la primera ventana donde se asoma un cabreado ciudadano, en busca de algo de oxígeno.
__________________________
Después de estar en el Almazen, y de actuar en las Jornadas de Servicios Sociales, la semana que viene culminamos nuestro periplo barcelonés en el Teatro Tantarantana.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Quique,...
Qué ambigüedad la beca de comedor...cómo me he reído, da la casualidad que este año me encargo yo de las becas de comedor, y a pesar de mi corta experiencia, resulta que también es una especie de lujo y/o recompensa puntual, en horario de 9 a 13 y sólo durante dos semanas... qué cosas! jajajaja...
Y si, raramente he recordado esa parte de la obra donde una sonrisa cambia por completo el contexto, la relacion, la predisposición y las actitudes.

Ánimos, quizás acabe tripitiendo en Tarantana con las compis de trabajo, que despues de las jornadas, se han quedado encantadas y estan difundiendolo.

Un abrazo,

Amancay

Asier dijo...

" Malos tiempos para la educación social " y para las relaciones sociales tambien, querido compañero. Siento no estar contigo en estos momentos que me traigo.

Desde un excepticismo, que espero sea pasajero, encuentro estos dias en mi labor profesional, a personas (adultas en su mayoria)muy cabreadas y asqueadas por las circunstancias (economicas algunas, pero principalmente personales y familiares...que son mas dificiles de curar) y como bien dices, nosotros somos la primera (y en ocasiones única) ventanilla de atención.

Mi ventanilla está por momentos hasta el gorro, de parecer los malos de una pelicula donde disolver los problemas de cada cual. Asi que , sientiendolo mucho...Toca una de "relaciones incomodas" (toma eufemismo ¡¡¡¡)

Un saludo Quique.

Quique dijo...

Hola Amancay, uff, becas de comedor, no me habless jajaja. Pues sí, si animais nos vemos en el tantarantana.

Hola Asier. Bueno, para eso precisamente sirven también las jornadas, y las "quedadas" y hasta los blogs, para desahogarse un poco y compartir agobios. Un abrazo

Manuela dijo...

vaya por Dios, ya no nos alivia ni el Ayuntamiento, anda que con lo que se han gastado para tranformar la Diagonal en un dechado de virtudes, que si bulevar que si rambla -la tercera opción no salía en muchas papeletas y aún así salió ganadora por goleada- no les queda ni para pipas, no me extraña ná!

Quique dijo...

Hola Manuela, pues sí, lo de la Diagonal no lo superan ni los Marx (los hermanos, digo).