martes, 2 de agosto de 2011

DAVID Y GOLIAT




Entré en el Prado. La gente se agolpaba frente a la recién llegada obra de Caravaggio: El
descendimiento. No me apetecía ser empujado ni hacer cola como si estuviese en Port Aventura.
Miré a mi alrededor y allí estaba, silencioso, solitario, discreto frente a la estrella mediática, el
David y Goliath de Caravaggio. Inmediatamente pensé en nuestro Alaska. Rodeado de famosos en
la Gran Via del espectáculo, y las colas en los teatros con actores televisivos.
Volví a mirar el Caravaggio, la mirada de David y su media sonrisa de niño satisfecho: ajá, te tengo!, y así me siento a veces desde que metimos la cabeza en la programación barcelonesa, y ahora en la de Madrid,
también discretos, silenciosos, esperando la mirada del espectador.

Al salir compré un libro delicioso: “Siete días en el mundo del arte” de Sarah Thornton. Es
sorprendente como en el mundo del arte contemporáneo un gran número de artistas aborrece el
término creatividad, ignora al público y se esfuerza notoriamente para que su obra no se entienda. Y
ahí estamos nosotros, la Factoría Los Sánchez  , con el nuevo espectáculo, rompiéndonos la sesera
para que todo encaje y funcione como un reloj, con ritmo, inteligible, para convertir nuestras ideas,
conceptos y otras mandangas en imágenes, acciones y emociones, pasando de nuestro ombligo a la
butaca, imaginándonos allí sentados, como un espectador más que piense: ”me lo estoy pasando
pipa, yo me quedo”.
Así de sencillo. Así de difícil.


Rafa Sánchez




3 comentarios:

Vanesa - Vacscom dijo...

No he tenido la oportunidad de asistir a ver la obra de teatro y me estoy arrepintiendo. Al menos, me queda el consuelo de poder leer el blog y tus comentarios al respecto y.. ¿Sabes qué? Me lo estoy pasando pipa, yo me quedo. :)

Un abrazo

Anónimo dijo...

Gracias Vanesa, seguro que volveremos el año que viene, con la primera o con la segunda parte. Gracias por quedarte.
Rafa Sánchez

TeaTraleando dijo...

Todo un proceso, sin duda. Ánimo con el parto, me gusta tu modo de entenderlo.