viernes, 11 de mayo de 2012

NEVER HIDE



Alaska, 11 de mayo de 2012,

Todas las mañanas camino del tren veo este enorme cartel de Ray-Ban que preside uno de los flancos de la Plaza de Cataluña. No sé cuanto lleva ahí. Una pareja enraybanada, besándose junto a una multitud que grita entre policías antidisturbios. Never HideForma parte de la leyenda, dice más abajo. Con Ray-Ban, que mola más, claro.
Gritos, policía, jóvenes, Plaza de Cataluña. Podría escribir ahora sobre la capacidad del capitalismo para fagocitar cualquier creación social más o menos alternativa o espontanea y vender gafas. Pero  la foto me sugiere  otra cosa.  Quizás los de Ray-Ban  no pretendan hacer un icono del 15M, quizás es que el 15M se esté convirtiendo en eso. Un icono. Una fotografía, un tweet, un eslogan, una pancarta, un hashtag. Imágenes.

Hace un año había motivos para que la sociedad estuviera harta y protestara. Una gestión desastrosa y poco previsora de la crisis y un presidente Zapatero inoperante (yo creo que el peor presidente de la democracia). Sigue habiendo motivos: Rajoy miente más que habla, es cobarde, plano, sin tensión y preside un gobierno de derechas que sigue exhibiendo su trogloditismo en temas como el aborto o la homosexualidad. Esgrime la necesidad de unos recortes sociales inaceptables sin saber muy bien para qué sirven, con una economía que se  hunde cada vez más, pero que todavía es capaz de rescatar con dinero público a bancos privados a punto de quebrarse. Todo ello en el contexto de una Europa patética que no dice a sus ciudadanos (básicamente porque no lo sabe) cómo salir de la situación.

Un icono. Es complicado hablar del 15M, un movimiento que no es de nadie y al mismo tiempo es de todo el que entra en él, se sienta en una plaza, escribe un artículo, se manifiesta o escribe un tweet desde su sofá. Creo que el resultado de ese movimiento es, a un año vista, bastante pobre. Conozco alternativas interesantes que han nacido con el 15M y gente que está haciendo un buen trabajo. No dudo de que su reconversión en los barrios de las ciudades o apoyando acciones contra los desahucios , por ejemplo, estén siendo útiles. Pero es pobre si lo comparamos con la enorme energía que desplazó en cuestión de días y las expectativas en cuanto a cambio de modelo social que sugirió ( #spanishrevolution, ¿recuerdan?). ¿Qué discurso político realmente alternativo ha creado? ¿Qué cambios ha introducido en la sociedad o en los mismos partidos políticos? ¿ Qué asociaciones alternativas, qué entidades modernas, qué propuestas ilusionantes han surgido de él? ¿Qué se hace con 14.700 propuestas recogidas en urnas de cartón si su única intención es difundirlas? ¿Qué validez tiene eso, que refrendo democrático, qué posibilidad de cambiar las cosas?.

Quizás me equivoque, pero no sé si las señas de indentidad del 15M, esas que nos embelesan a casi todos por su apariencia  genuina, son también su peor lastre. Su  insistencia en el asamblearismo, en el que prima lo consensuado antes que lo excelente. Su querencia por el anonimato, comprensible si España fuese una dictadura, pero bastante injustificable en una democracia. Quizás una manera de no comprometerse. Su desprecio hacía cualquier líder en favor de la masa, como si todo el mundo estuviera igual de preparado para ofrecer un discurso político valioso. Su insistencia en trabajar por su cuenta, despreciando en cierta manera todo lo que huela a institucional o formal en vez de aunar esfuerzos, como si la experiencia de los ciudadanos que han dado y están dando el callo en las asociaciones, entidades o partidos políticos mucho antes del 15 M no valiera. Como si la sociedad civil se hubiera inventado el año pasado. Su suficiencia. 

Está por ver si el 15/12M es algo más que fotos de un Woodstock del siglo XXI. Bonito, radical en su apariencia, pero en realidad inofensivo con aquello contra lo que dice pelear. Quizás empiece a ser algo más cuando deje de estar encantado de conocerse.

______________  #teatro___________
Alaska2099 vuelve a la sala Almazen el 1 de junio, a las 21h. 


12 comentarios:

Noelia (@conresortes) dijo...

La autocrítica es un buen síntoma de salud política, ya sea esta individual o grupal. Las asociaciones, movimientos o partidos políticos que se aplican este cuento son los que, fortalecidos después de la necesaria auto observación y el "mea culpa", se ponen las pilas para seguir liderando acciones hacia un(os) objetivo(s) bien definido(s.
Desde mi ignorancia pregunto: ¿sabe el 15M cómo articular todas sus demandas? Se les pregunta en un artículo de El País "¿Qué quieren hacer con todo lo recopilado? Poco más que difundirlo, responden."
Sinceramente, me esperaba algo más después de un año de protestas y recogida de peticiones.
El derecho a la pataleta está muy bien pero ser operativos y eficaces es necesario si se quiere conseguir algo más que hacerse ver.

Asier Felix dijo...

Pues enacantado de leerle, don Serafín. Compartiendo todo lo comentado en el artículo, solo me queda apoyarme en una idea (no se si utópica o no): Ningun partido político, movimiento social, ideario....puede nacer y consolidarse en tan breve espacio de tiempo. Se siembra, se reproduce, se mantiene y al final del camino: cuaja o se seca.

¿Estamos en el momento de la recogida? Creo que aún no, pero la simplicación y amplificación de un ideario asociativo, con tus aportaciones (liderazgo, dinamización, visibilización, ...) , parte de este proceso embrionario, sin el cúal, no habría madurez futura posible.


Y mucho más gusto en conocerle.

Antonio Alcántara dijo...

Hola companys
En algunos puntos totalmente en desacuerdo!

Desde un principio me he mirado de una manera un poco lejana el tema del 15M, incluso con cierta desconfianza. Todo esto desapreció a partir de dos motivos:

El priemro fueron los debates con otros educadores como Antonio Moreno, Fernando de la Riba y Toni Llotge entre otros.
El segundo fue cuando decidireon pasar de la indignación a la acción y entre otras cosas abrieron edificios nuevos y cerrados para famílias deshauciadas.

Un movimiento como este tiene un gran valor político ya que pone en juego las organizacions clásicas y jerárquicas para trabajar de una manera cooperativa y horizontal, usease asamblearia. Hay radica su fuerza. El cambio se genera desde un trabajo en red dónde se empuja con acciones.

Y a nivel educativo dejo unas palabras de un Educador Atonio Moreno que creo que lo explica muy bien: “estamos en una asamblea y alguien modera, otra persona toma actas, se crean comisiones de mediación, respeto, extensión en barrios, cuando nos sentamos en círculo, reconocemos prácticas que desarrollamos desde los espacios de educación no formal, desde las iniciativas de ocio y tiempo libre basadas en la educación en valores, desde los procesos de participación juvenil, desde tantas y tantas iniciativas dispersas que durante años son un referente del aprendizaje para la vida de muchas personas que hoy protagonizan este movimiento. Hoy nos es más fácil encontrar sentido a lo que hacemos".

Auí dejo unos enlaces que profunidzan sobre esta idea:
Sobre la indignacción y la acción sociocultural.
http://participasion.wordpress.com/2012/01/10/sobre-la-indignaccion-y-la-accion-sociocultural/

De la indignación juvenil al aprendizaje de la participación
http://participasion.wordpress.com/2011/07/26/imprescindible-para-otro-mundo-posible-de-la-indignacion-juvenil-al-aprendizaje-de-la-participacion/

Un saludo muy fuerte

Antonio Alcántara
http://educaciotransformadora.wordpress.com/

lucce dijo...

Eres grande, Sera... Me parece un gran post, crítico y reflexivo con un movimiento que, como dices, ilusionó (ilusiona)

Amén de que muchos de los aspectos que comentas son ciertos y, por tanto, la gente que está realmente involuccrada en dicho movimiento debería tomar buena nota haciendo introspección, yo soy de los que prefiere quedarse con lo positivo: el 15M ha traído (o, al menos, yo lo vivo así) una criticidad que creía casi perdida, ha devuelto la reflexión y la visión (utópica o no) de que las cosas se pueden cambiar desde abajo; nos ha traído una forma de acción política alejada de las decepcionantes acciones de lo que, hasta el 15 de mayo de 2011, era la Política así, con mayúsuculas, una política-hooligan que sólo se entendía desde el partidismo...

En definitiva, puestos a evaluar, yo considero que seguimos ganando con la aparición del 15M. Sigo ilusionado y mañana saldré a la calle. Insisto: con esto no quiero decir que sea la perfección absoluta y que se tiene que seguir revisando (y, afortunadamente, creo que se hace)... Pero, como muy bien apunta mi hermano Asier, tampoco lleva tanto tiempo este movimiento en marcha como para pedirle tanto... A lo mejor, somos los demás los que tenemos que bajar nuestras expectativas para con él...

Salud!!

Pedro C. Martínez dijo...

Hacía tiempo que no leía un discurso tan bien hilado, coherente y al tiempo demoledor. Por otro lado, me ha encantado tu alarde de valentía y objetividad. Kaesar y tu en este sentido sois para mi un aire fresco, puesto que no por ser educador social debemos dejar de denunciar aquello que consideramos inicuo y desestructurante de la sociedad, venga del partido político que venga. Siempre se nos encasilla en partidos de izquierda y hasta cierto punto es lógico, ahora bien, en los últimos tiempos proliferan los partidos que son puro marketing, como en los ochentas proliferaban los falsos grupos punk, "punks de escaparate" que decía "La polla records". Honestamente pienso que el capitalismo no debería refundarse, sino desaparecer y el socialismo debería reinventarse. Gracias sinceramente por tu entrada.

Quique dijo...

¡Gracias a todos por vuestros comentarios!

Sera

nacho buendia dijo...

insructivo, realista, gracias

Anónimo dijo...

Hola Sera, ya escribí un primer comentario en el tren, el viernes viajando a Tortosa, pero no hubo suerte y quedó colgado por ahí, lo intento de nuevo.
Acuerdo y me imagino al capitalismo como una gran boca que lo engulle todo y lo devuelve en forma de chapas o cualquier otro producto para la venta, no veo tan claro, no estoy de acuerdo en quitarle importancia a los movimientos sociales, los veo complementarios a las instituciones tradicionales, y acuerdo en la importancia de éstas. ¿Por qué el capital y la derecha más recalcitrante se quiere cargar a los sindicatos de clase y al movimiento ciudadano?.
Me apunto a los argumentos de los Antonios (Alcántara y Moreno)para decir que ya tenemos una deuda con el 15M, ha abierto consciencias, ha movilizado a muchas personas, ha ...
De todos modos y como tienes la virtud de ponerlo todo "patas arriba" y a ver que pasa, te diré que en lo que más acuerdo contigo es en la necesidad de sumar, de encontrar los puntos que hacen sinergia y ver si somos capaces de salir de ésta. Si además lo hacemos construyendo mas sociedad, mejor.
Un abrazo,
Pepín

Vicent dijo...

Apoyo totalmente el movimiento, (como no podía ser de otra manera) por eso mismo, porque es lo opuesto al inmovilismo, y si, cierta narcotización social si estamos viviendo. Ahora bien, lo tiene muy mal, porque se rebela contra "algo" que no es local, ni siquiera nacional...es global, y eso lo convierte en abstracto (los mercados, el capital,...). Las acciones puntuales (acción en barrios, dación en pago, etc.), pueden ser más efectivas, aunque se visibilizan menos en los medios.
Lo que me jode del anuncio de ray.ban es precisamente la actitud pasiva de la parejita ante lo que está sucediendo y la utilización del movimiento, pero ya sabemos como es la publicidad…

Quique dijo...

Pepín: Hola Pepín, muchas gracias por el comentario. Nada que añadir, porque lo que opino ya está en el post y sería repetirme. Si que discrepo en un comentarió tuyo. Es cuando hablas de mi virtud de poner "patas arriba" las cosas y a ver qué pasa. Parecido a lo que me has comentado a veces, en persona, de mi proposito provocador. Nada más lejos de mi intención. Creo que intentar provocar, per se, es una inmensa tontería. Lo único que hago es intentar escribir lo que realmente pienso de las cosas. Así de sencillo. Que eso provoque o no provoque es algo que yo ya no controlo.
Sobre el 15M pienso ni más ni menos lo que he puesto aquí. Y, con sinceridad, lo único que sigo viendo sobre el tema es una gran postal. Un abrazo.

Quique dijo...

Gracias Vicent. Mira que yo veo mucho más radical todo lo que hacía, y sigue haciendo, la sociedad civil antes del 15M, aunque mucho menos mediático.
Un abrazo.

Pepín. dijo...

Gracias Sera, me creo lo de tu sinceridad.
Nos vemos y seguimos la tarea.
Pepin