miércoles, 1 de julio de 2015

EUROPA

Alaska, 1 de julio de 2015,

Ayer, P, una señora muy simpática que tenía entrevista conmigo a las once me contó que la puerta de la calle de su bloque de siete pisos llevaba un año estropeada. No me llegan tus citaciones porque alguien entra y roba las cartas. ¿Y por qué no arregláis la puerta? La arreglamos, pero la vuelven a romper los propios vecinos. ??? . Sí, Quique, es una cerradura de seguridad pero hay algunos vecinos que dicen que no pueden pagar la llave, que es muy cara, ya ves tú, diez euros, y estoy segura de que son ellos los que rompen la puerta  (bueno, claro, pienso yo, si no pueden entrar). ¿No podríais hacer algo los servicios sociales? Ya veo venir que voy a acabar escaldado. Iba a decirle que no, que no podemos hacer nada, pero en ese momento me puede más el mediador que (también) llevo dentro y sigo preguntando.

¿Y sabéis por qué no pagan la llave? Si solo fuese la llave. No pagan la llave, ni la escalera, dicen que no tienen para pagar, pero yo creo que no quieren pagar. ¿Y si arregláis la puerta  pero les dais la llave a todos los vecinos? ¡Si hombre! Ya, pero, bueno, tendríais la puerta arreglada. ¡Pero si le diésemos la llave al que no paga al final nadie pagaría ni la llave ni la escalera, anda qué...!  
Creo que me estoy metiendo donde no me llaman y que al final alguien me acabará pidiendo algo. Pero sigo. 
Quizás podéis decidir darles la llave, como un préstamo, y que la paguen poco a poco. Total, diez euros. ¿Diez euros? ¡Pero si deben un pastizal de escalera! Estos no van a poder pagar nunca lo que deben. (Cállate Quique y acaba ya la entrevista) Bueno, nunca, nunca es mucho decir, pueden encontrar un trabajo y mejorar su sit... ¿Trabajo? ¡Si esos no quieren trabajar! Hombre, no sé, ¿estás segura? Habrá de todo, ¿no? ¿ni uno quiere? ¡Ninguno!
Además, Quique, ¿sabes cuál es el problema?, que todos queremos disfrutar de la escalera, pero solo nos preocupamos de nuestra casa.

Se va. Con la puerta rota.