lunes, 3 de marzo de 2008

TÍRAME LAS CARTAS, LÉEME LAS MANOS

Teresiña y yo hemos tenido un pequeño "pique". Nada, nada, no os preocupéis, que a Teresiña y a mi nos gusta enredarnos en el mismo tema de siempre. Luego nos vamos a tomar un café y pasamos a otra cosa, porque ni yo la convenzo a ella ni ella a mí.

Resulta que ha venido la señora Josefa, una señora con muchos problemas económicos, que se gasta una pasta cada mes en consultorios astrológicos: gente que le lee las manos, los ojos, las uñas de los pies y todo lo que se pueda leer.


- Teresiña: No hay derecho, se aprovechan de la gente ignorante.
-Yo: Pero, Teresiña, si tú también crees en esas cosas (¡ala, ya la tenemos liada!)
-Teresiña: ¡Carallo! Quique, no es lo mismo. Hay gente que es profesional. Estos son unos timadores.
-Yo: ¿Profesional? ¡Pero si te compraste el libro del chino ese! (el libro del chino ese en realidad es de un japonés, un charlatán llamado Masaru Emoto, y se llama Los mensajes del agua. El tal Emoto, que está como una ídem, pone letreritos en botellitas de agua, con palabras como Amor u Odio, y dice que las moléculas del agua cambian según el letrerito.)
-Teresiña: Ostras, Quique, siempre estás igual, eres un incrédulo.

Bueno, pues eso, que la discusión siempre acaba en un empate técnico, porque al final siempre se reduce a una cuestión de fe. Y la fe se tiene o no se tiene.
Me pregunto como gente inteligente, como Teresiña, están predispuestas a creer en todo tipo de charlatanes, echadores de cartas, astrólogos y demás superhéroes con poderes mágicos. Y no es broma, no es sólo que alguien se gaste 20 euros en que le lean las manos un domingo, que hasta puede ser algo divertido, es que, aquí, en Alaska, proliferan los centros "paramédicos", que más que médicos son "paratodo" que lo mismo te ofrecen terapia de pareja, que Reiki, que Flores de Bach o te hacen una carta astral o te curan lo que tú les digas.
Dicen los expertos que la ciencia es tan difícil de explicar que por eso nos agarramos a explicaciones esotéricas de todo tipo.

Sí, sí, si ya sé que en este tema el raro soy yo. Si ya sé que la mayoría de los que me leéis creéis en esas cosas (aunque cuando os da un ataque de apendicitis vais al médico de guardia, que lo se yo, tramposillos).
Acabo de leer una entrevista interesantísima a Susan Blackmore, psicóloga y fisióloga que se llama:Renunciando a los fantasmas: el final de una búsqueda personal. Resulta que la doctora Susan tuvo, en su juventud, una experiencia extracorporal asombrosa que la llevó, durante diez años, a estudiar parapsicología. Susan hizo lo que normalmente no hacen ni los científicos ni la gente que cree en estas cosas; quiso comprobar con rigurosidad, experimentalmente, todos los fenómenos paranormales que la gente le explicaba. Sin prejuicios y sin descartar ninguno, por absurdo que pareciera. Llevó la ciencia hasta sus últimas consecuencias. Estudió desde apariciones fantasmales, curaciones inexplicables, visiones...y comprobó, al cabo de muchos años y de estudio riguroso, que todo era falso, que no se podían comprobar ni una de las afirmaciones que se hacían. Puro humo.
A mi me pasa lo mismo que a Susan Blackmore, mientras más escéptico soy, menos fenómenos paranormales me pasan: ni tengo un tío al que se le apareció la virgen, ni una astróloga me ha adivinado cosas de mi vida que no sean de sentido común, ni nadie me ha curado una verruga con un cántico o un mejunje.

Pero, que le vamos a hacer, resulta que Josefa sigue siendo la ignorante a la que engañan.

Va, esto último lo retiro, que como me lea Teresiña se va a cabrear conmigo y me va a echar un mal de ojo.




Que haberlas ahilas.

9 comentarios:

Ginebra dijo...

Yo estoy con usted, es una tomadura de pelo. Hace años venía a limpiarme la casa una niña de 17 años que se mataba a limpiar para ahorrar y poder alquilarse una casa con el novio. Un día vino histérica porque la madre (38 años) había ido a una bruja para que le vendiera un champú que atrajera de nuevo a su marido (60 años) que la había abandonado hacía unos meses, y le había limpiado los ahorros a la niña para pagar el mejunje. ¡Doscientas mil pelas le sopló, la muy sinverguenza!

..."""silvanna"""... dijo...

jajaja ke gracia ke hasta te leen las uñas de los pies jajaja como se te va!

La verdad que nunca me ha pasao nada extraño, y me gustaria que me pasara !!! Siempre me ha gustao este tipo de historias xD Aunque nunca he ido a que me lean las manos ni las uñas de los pies! jajaja

macameninfantil dijo...

Hola Quique. Muchas gracias por tu comentario. He estado leyendo tu blog y también me ha parecido muy interesante. Anda que no tienes un trabajo bonito, importante, pero a la vez bastante duro y que requiere mucha vocación y fortaleza.
Me hizo gracia leer el artículo de “la delgada línea roja”. La impotencia que sientes cuando quieres ser resolutivo en un tema y ves que las instituciones se empiezan a tirarse la pelota de unas a otras, como si no quisieran resolver el tema. Con lo fácil que sería una buena colaboración y coordinación.
Recuerdo una conversación de hace años con los servicios sociales de aquí.
No entendía como, habiendo una familia de riesgo con la que ellos estaban actuando, no tenían reunión con el profesorado de esos niños. Ellos (los servicios sociales) nos podían facilitar información para entender y ayudar mejor a los niños. Nosotros (los educadores) podíamos facilitarle información de la vida del niño durante las 5 horas que se encuentra en el centro, o solo a nivel académico, también su comportamiento, su estado de ánimo, su forma de relacionarse, sus comentarios. La implicación de la familia, los comentarios que puedan hacer, la actitud que tengan, qué tipo de alimentos dan a su hijo para media mañana, cómo es su higiene….
Quique, si te parece bien, me encantaría siguiéramos en contacto.
Un saludo y enhorabuena por tu blog, ánimo.
Macamen

CRISTINA dijo...

PUes totalmente de acuerdo contigo, Quique.
Sólo una cosa, añadiría. Dices: "Me pregunto como gente inteligente, como Teresiña, están predispuestas a creer en todo tipo de charlatanes, echadores de cartas, astrólogos y demás superhéroes con poderes mágicos."
No conozco a Teresiña, pero inteligente no puede ser. Tendrá otras cualidades quizás más importantes incluso, pero inteligente, no. No puede ser inteligente nadie que crea en todo lo que nombras y que incluso ponga en peligro su vida acudiendo a curanderos en lugar de a médicos.
Ah...tampoco nadie que crea en la iglesia y en sus milagros, resurrecciones, santos, dioses y demás, claro.

En fin, en fin...

Saludos hasta Alaska.

Quique dijo...

Me encantan vuestras opiniones. Pero, ostras, no sé, no sé, conozco muchísima gente de mi entorno que cree en cosas alternativas que no tienen más fundamento que tener fe. ´Gente con estudios, gente sensata en sus vidas...
en fin, no sé, no sé, creo que el pensamiento escéptico no está de moda.

Eloi BLQ dijo...

yo tampoco creo que esté de moda.

Caro, que es mi novia, para ponerle una situación en mi vida, el otro día cogió en la biblioteca un libro que habla de creencias y supersticiones de Francia (donde estoy viviendo)... pues puedes creer o no, pero habla de cosas que se creen después de muchos siglos (con toques cristianos, paganos, naturales, etc)

que te echen las cartas, que te leen la mano, etc. pues puede que no crea, pero la historia del tarot es rica y en realidad todo el mundo puede leerlo, solo hace falta conocer un poco las cartas y tener imaginación, luego escribes una historia y a otra cosa.

Sin embargo, con el tema de los mejunjes o algo así, no estoy del todo de acuerdo. Antes no había la química para hacer medicinas y, sin embargo, había enfermedades, por lo que una infección urinaria, un herpes, la piel seca, etc se pueden curar con infusiones y mejunjes.

es verdad que una apendicitis te mataría y debes ir al médico, pero es verdad que ahora tenemos apendicitis xq comemos mucha mierda, igual que una pneumonía mataba a los pobres (ahora no), pero las personas avanzan igual que su libertad, así que yo cuando piyo un catarro, no hago nada durante uno o dos días, hago infusiones de limón y miel y así no me meto nada químico al cuerpo.

pero para acabar, estoy de acuerdo contigo, hay mucho timador y existe lo de la oferta y la demanda.

Quique dijo...

Hola Eloi, tienes razón referente a los mejunjes. De hecho la medicina tradicional se basa en principios activos sacados de la naturaleza. Otra cosa son los mejunjes tipo pon la foto de tu níña en un puchero que se curará.También es indiscutible que ahora vivimos más años y mejor gracias al avance de la medicina y la alimentación ¿no?
Un abrazo

Anónimo dijo...

Uy valla polemica..! creo que hay mucho por decir, y que a su vez hay muchas cosas mezcladas..lo mejor y lo "inteligente" siempre es infomarse lo que mejor que podamos y luego que cada uno aplique su capacidad de "discernimeinto"...
Para mas información buscar en youtube, el video del uso del "reiki" en el hospital de ramon y cajal en madrid y luego sacad vuestras propias conclusiones.
El hombre siempre tiene miedo a los desconocido, a lo diferente, a lo que no "controla"...

Quique dijo...

Hola anonimus, muy interesante lo que comentas. Ya sabía yo que esto daba para más polémica.
Solamente discrepo de una cosa.Yo creo que el hombre tiene miedo a lo conocido, por eso, en muchas ocasiones, está dispuesto a abrazar lo desconocido sin demasiadas exigencias.
Es un punto de vista.