lunes, 3 de marzo de 2008

ABSENTISMO ESCOLAR


Reunión con la escuela:
-Directora: Raúl Jiménez nos está faltando mucho. Esta semana ya no ha aparecido y no hay manera de hablar con sus padres. ¿Enchufamos el protocolo de absentismo Quique?
Yo: Enchufémoslo pues.

Iniciar el protocolo de absentismo, en Alaska, son más que palabras y formularios, y mucho más que pasarnos la pelota bajo el epígrafe de derivación, que es la palabra mágica con la que alguien te pasa un muerto. Significa poner una maquinaria bien engrasada en marcha. La maquinaria es toda la red social significativa para Raúl Jiménez: la escuela, los servicios sociales, los recursos de tiempo libre, el pediatra, sus padres, la policía local, el círculo de amigos, las asociaciones deportivas, etc. Ponernos en marcha significa un trabajo bien coordinado, aunar esfuerzos. Significa que no estoy solo ante el peligro y que es un problema de todos. Significa que vamos a poner todo nuestro empeño, buscando la complicidad de los padres el primero, para que Raúl vaya a la escuela como Dios manda.
No tenemos una fórmula mágica, pero lo que es cierto es que cuando en esa red trabajamos todos a una, con el mismo objetivo, que es no privar a un menor del Saber, conseguimos resultados espléndidos.

Claro que en esa red hay agujeros tremendos. Uno de ellos es que la misma ley que obliga a la escolarización de los menores no prevé ninguna sanción para los padres que no la cumplan (algunos alcaldes o jueces sancionan a los padres, pero son excepciones hechas a título muy personal).
Hecha la ley, hecha la trampa, nunca mejor dicho.
Sí, sí, vale, yo también soy partidario de métodos socioeducativos, con los padres y con los niños, agotar las oportunidades, utilizar la mediación, la seducción, las entrevistas a altas horas de la noche con un padre que llega cansado de trabajar, pagarle un dónut al niño para que vaya al cole si hace falta, es decir, agotar todas las posibilidades. Pero reconoceréis que, aun así, hay padres cafres, o pasotas, o agotados, o asqueados o maltratados o ignorantes o lo que sea, que no llevan a sus hijos al cole y que sólo entienden y atienden cuando se les toca el bolsillo y algún juez les da una buena colleja.

No sé en vuestros municipios, pero aquí, en Alaska, la fiscalía de menores y los jueces se suelen lavar las manos delante del absentismo escolar y te pasan la pelota diciendo que eso es un tema social. Como si no hubiéramos recurrido a ellos como la última de las oportunidades. No la última de las oportunidades que nos queda a los profesionales, no, que va, la última que le queda al menor.

Os dejo con un vídeo de una experiencia sobre absentismo escolar en un IES de Sevilla. Creo que es muy interesante. No es que se inventen la sopa de ajo, que ya está inventada. Lo excepcional, como en todo lo que mínimamente funciona, es el entusiasmo que le ponen. Tiempo, dedicación, ganas y recursos, son las claves para abordar el absentismo escolar. Y no hay tu tía.

PD. Cuando estoy escribiendo esto me informan que Araceli Aiguaviva, titular del Juzgado de lo Penal número 17 de Barcelona, en una sanción sin precedentes, ha impuesto un año de cárcel a unos padres que agredieron a una jefa de estudios de un colegio y a la directora. Una jueza valiente.

14 comentarios:

it dijo...

Quiqueeeeee........ ¿me dejas... robarte, modificarte, usarte, mencionarte e intentar -dentro de los márgenes que me limitan y obligan- hacer que este asunto llegue, de alguna forma (mucho menos impactante y de calidad que la tuya) a un poquito más de gente, aunque sea gente ociosa y dominical??

andaaaa..... porfi... ¿sip??

it ;-))

Quique dijo...

Por supuestísimo que te dejo it. Es un honor

it dijo...

Muchas gracias!
(Y disculpas por anticipado si luego apareces como "pariente", "vecino", "consejero espiritual" o "advenido de la septuagésima constelación".... con amorrrrrrr, todo con amorrrrrr, por supuesto!)

;-))

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

El absentismo escolar es uno de los problemas más difíciles de combatir, sobre todo porque no hay conciencia de su maldad.

lucce dijo...

Jo, ya llevaba un tiempo queriendo volver por Alaska a hablar con su educador, pero es que no me da, no me daaaaaa......

En fin, estress aparte, es una seurte que cuentes con una coordinación tan efectiva cara a tratar de paliar un déficit como el del absentismo escolar. Mola esa implicación por parte de todos los recursos.

Rerspecto al video... Qué guay, son de esas cosas que te hacen crecer, creer y seguir adelante.

Y finalmente, coincido contigo en que el 95% de la responsabilidad de que un niño o niña esté escolarizado (así compo en otros muchos aspectos) está en la familia, sin duda. Yo creo que habría que crear carnés para ser padres, de verdad, y con puntos si fuera necesario.

Hasta otra!!

Quique dijo...

Saludos Pedro y Lucce...
y ahora sí que me voy a dormir.
Un abrazo

aaaa dijo...

Da gusto leer post como este en el que se habla de buena coordinación, de implicación... Porque no siempre todo va a ser quejarse de lo malo.
A seguir así, un saludo para Alaska desde el también frío Burgos.

Anónimo dijo...

Siento ser pesado, pero le sigo los pasos (y algunas reflexiones, no todas) a Emilio Calatayud (juez de menores de Granada)desde hace tiempo y entre algunas frases suyas hay una que no se me quita de encima: "Educar es labor de todos"..de jueces (osea que ponganse las pilas señorias de Alaska), de padres/madres (me alegro por la sentencia en Catalunya, si asi sucedieron los hechos), de educadores, de profesores, de policias, del vecino del 5º, de la frutera, de la niña de rajoy y de los artistas de zapatero...y tambien del menor...No lo olvidemos, algo de culpa tiene el Señor Jimenez (si es mayor de 11-12 años, pongamos...).

Un saludo desde la Colina. Att. Asier Educablog

PD: Tenemos desde hace dos dias, el caso de una menor (14 años) con absentismo residencial (una nueva modalidad, digna de estudio).

Ginebra dijo...

Jajajajaja... ya se ha dejado vampirizar, ¿eh?
Qué tema tremendo éste del absentismo escolar. Ya sé que me van a tachar de radical (y qué! -léase con tono chulesco) pero los responsables del absentismo escolar son los padres; la incongruencia es que después son estos mismos padres los que reclaman, y muchas veces de malas maneras, que los demás recompongan lo que rompen.

Eloi BLQ dijo...

hola Quique,

no tiene nada que ver con el post, pero por algún hilo se coge, pero me gustaría que me ayudaras con un tema en el cual no entiendo mucho y, sin embargo, tú como educador podrías ayudarme, si tienes tiempo.

si no te importa, podrías seguir por mail, ya que es sería más fácil (tienes el mío en mi blog, solía tendrías que escribirme uno)

para introducirte en el tema, me interesa saber que pasa cuando el absentismo escolar es debido a la ideología de los padres

saludos

Jueves dijo...

Sí, yo también subrayo que es imprescindible la coordinación... ¡Y ole por la gente de Sevilla!
Sin embargo, creo que no solo son responsables del absentismo escolar los padres... También los profesores, o sea, los centros, tienen responsabilidad en el asunto.
Tengo en 2º de ESO una niña que casi no ha venido en todo el curso. Y creo que si yo fuera ella haría casi lo mismo... Es verdad que en su casa se despreocupan, que la dejan sola por la mañana y les da lo mismo si va al instituto o no... Pero también es cierto que cuando llega no recibe prácticamente ningún mensaje positivo: no sabes nada... mejor que te quedes en tu casa... vaya futuro que tines... mírala que cara pone de...
En fin, que la chiquilla muchas ganas de levantarse, vestirse y llegar al instituto no tiene casi nunca. Las clases se las pasa dibujando, escribiendo cartas... Yo la siento cerca de mí e intento animarla a aprender, a participar con los compañeros... pero tampoco me resulta fácil y no sé cuántos compañeros se ocupan de ella cuando está (¿ninguno?). Un día le pedí que me escribiera una carta... Lo hizo y, por supuesto, me pidió contestación. Yo también le escribí
(profe, qué fuerte, yo nunca le había escrito a una profe...) y ella, cómo no, me respondió... Me decía que esta semana iba a ir al instituto "por mí". No sé cuántos días aguantó... Cómo voy a pensar que soy capaz yo solita de "enganchar" a una niña... no... Soy consciente de que fue solo un "calambre", un "por qué no"... Claro, habría hecho falta esa coordinación y esas ganas...
Ojalá hubiera escrito más cartas, ojalá no fuera invisible para el resto de sus profesores... Esta niña no viene al instituto porque sabe que no queremos que venga, que no la queremos... De sus padres no se puede librar, pero qué lástima que no haya dado con otro centro...

Elena dijo...

Por las tierras al sur de Alaska también es un problema grave este que comentas. En mi oentro nos llevamos todo el día hablando con los servicios sociales del ayuntamiento y con la policía para atajar este problema. Hay una comisión de absentismo que se reúne periódicamente para estudiar los casos. Pero lo tenemos muy difícil. Al menos mientras, como tú bien señalas, la ley no sancione de ninguna manera a los padres que permiten que sus hijos se salten las clases una y otra vez.

Cuánto tenemos en común los educadores sociales y los profesores. Y cuánta falta mutua nos hacemos.

Un abrazo

Quique dijo...

Hola a todos y todas. Creo que todos coincidimos bastante en que el absentismo es un problema complejo y que implica a muchos agentes sociales, empezando por la familia y acabando en la administración.
Eloi, ahora te contesto. De todas formas creo que el tema que apuntas es diferente al absentismo escolar en sentido estricto. Supongo que te refieres a los padres que optan por otros sistemas de enseñanza (como enseñar en casa, en comuna, etc.). Creo que es un tema distinto, porque no privamos al niño del saber. Aunque en estos temas de todo hay en la viña del señor.

Gominola dijo...

Me he reido cuando te he leido lo de la "derivación", ese gran disfraz para quitarnos de encima un caso complicado y que otro se las apañe, y siga rodando sin que nadie le de una solucion.
En el trabajo lo veo constantemente: "derivemos a antonio a tal centro...él necesita más disciplina". Toma ya! O: "no es perfil de nuestra vivienda tutelada, llamaremos a su psicologo y lo derivaremos al centro de dia de villarriba". Ale, y a otra cosa mariposa. Muerto el perro, se acabó la rabia.
Y cuando veo todas esas cosas...me acuerdo del post de una compañera en un blog de otra comunidad terapeutica que titulaba: IMPOTENCIA. A veces me planteo si sirvo para esto, porque la impotencia a veces me supera...y entonces mis compañeros me dicen: no personalices!!!!! (ellos trabajan 5 horas al dia, yo....ni sikiera sé cuando voy a acabar ningun dia que entro por la puerta. :( crisis.