martes, 3 de noviembre de 2009

LO PÚBLICO

Alaska, 3 de noviembre de 2009,

-10h Pensaba estos días en lo que puede decir y hacer la educación social sobre la corrupción política y esta mañana ha venido Carlos, de diecisiete años. Estabamos en un centro cultural y le he dicho que apague la luz al salir. ¿Para qué - me dice- la vas a pagar tú?.

-Los políticos corruptos son delincuentes, desde luego, atraídos por el poder y el dinero fácil. Pero tienen un plus añadido: el desprecio por lo público. Actúan como si robar el dinero de todos no fuese robar. También lo consideran así algunos ciudadanos, a los que les da lo mismo que se tire o no se tire de la manta. Por eso los políticos corruptos, cuando los pillan, más que enojarse por su impericia, como hacen los delincuentes comunes, se sienten traicionados.

-12h. La trabajadora familiar, los padres, Teresiña (la trabajadora social) y yo, firmamos un pacto (en lenguaje castrense: un plan de trabajo) que ha costado más que la caída del muro de Berlín. En él hay deberes para todos con el objetivo principal de ayudar a la familia. Lo firmado y escrito da seriedad.
Ha valido la pena el esfuerzo, porque un pacto sin negociación no es un pacto. Es una rendición en toda regla.

Periodismo recreducativo_________________
Un fondo de armario para la educación social (1)

Inauguro una sección, que no sé lo que va a durar, sobre cosas interesantes que voy encontrando en los medios.
Lo inauguro con un enlace: la entrevista a Martin Amis en el programa Página 2 . Amis habla de su excelente libro "El segundo avión" y habla de moral.
Si  usted, querido lector, estuviera en una conferencia y el conferenciante dijera: "los que se crean moralmente superiores a los talibanes que levanten la mano"
¿Qué haría?


Pintura: Jordi Alba

3 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Si no acabamos pronto con la corrupción -no hay corrupción tolerable- ella acabará con nosotros: no hay país que lo soporte. Las salidas ya las conocemos: desprestigio de la función pública, desprestigio del sistema parlamentario, italianización de la política, populismos.... Parece que no llegaremos a un golpe de estado. Pero échale tiempo.
Así que mejor apaguemos la luz para respetar el dinero público.

Anónimo dijo...

Levantaria la mano, aunque sé que es una pregunta trampa, caigo en ella

Maga

Anónimo dijo...

En el libro "Kaddish por el hijo no nacido", de Imre Kerstész el autor explica una anécdota, estaba en un tren yendo hacia un campo de concentración cuando por error le dieron dos platos de comida a él, aunque se moría de hambre, vio al hombre que habian dejado sin plato de comida. Se levantó y ´le llevó el plato que le correspondía: el hombre le dio las gracias y él le dijo: No se equivoque, no lo hice por usted, lo hice por mi.
Despues de esto, para mí , sobran las palabras y las definiciones de ética.
Maga (de nuevo)