miércoles, 16 de diciembre de 2009

BERLUSCONI, OBAMA, LA VIOLENCIA Y EL PUEBLO



Alaska, 15 de diciembre de 2009,
La peli se llamaba Furia y era mi primer encuentro con la ira desatada del pueblo. No sé cuantos años tendría, ¿diez?, ¿once?, da lo mismo, la cuestión es que el linchamiento de Spencer Tracy por parte de una muchedumbre fue todo un descubrimiento: el grupo podía sacar lo mejor y lo peor de cada uno.

Hoy el pueblo está en Facebook, o en cualquier otra red social de Internet. Poco después de que Berlusconi fuese agredido, una  parte de ese pueblo se reía de sus dientes y su nariz partida, lamentándose de no ser él el que se los hubiera roto. Como en la película de Fritz Lang; gente corriente al calor de la multitud. Gente que teclea piedras sobre la cara de alguien. Gente, por lo demás, contraria a cualquier tipo de tortura. Gente, por ejemplo, que se escandaliza cuando  Obama se atreve a decir algo tan obvio como que no siempre  se consigue la paz con un cirio en la mano.
La violencia. Interesante tema para la educación: saber cuando el pueblo  considera que está justificada.
______________________
Amnistía Internacional denuncia violaciones de los derechos humanos en muchos centros de menores. La Administración lo niega. Alguien miente, o dice medias verdades.
El problema es la sensación de empate técnico que queda en la sociedad. AI debería ser más escrupulosa porque a veces las pruebas que presenta en sus denuncias no son muy contundentes, pero la administración no puede basar su defensa en una declaración institucional. Su credibilidad pasa por la transparencia. Es decir, debe explicar los requisitos profesionales que se piden a los trabajadores de estos centros, los protocolos de entrada y salida, las normativas,  cómo se garantizan los derechos de los menores,  en que consiste cualquier ejercicio de contención, cómo se administra la medicación, etc. Detalles que no son, ni deberian ser , confidenciales.
Si eso no se explica a la sociedad, lo que queda es la duda. Y cuando se trata de menores la responsabilidad de la administración es aclarar las dudas. Si es que puede.
________________________________

ESAlaska, Institut del Teatre de Vic:
"Lo cierto es que disfruté muchisimo y no sé si fue real o es que a mi se me hizo muy corta... tenía ganas de más!!!! Me encantó, de verdad. El juego con el público, la música, la escenografía... en fin, lo dicho, creo que en realidad es una joya que ningún educador debería dejar de ver." (Xavi Gállego, educador social)

7 comentarios:

Alfonso Tembras dijo...

Sobre el tema de los centros terapeuticos de menores se me ocurresn muchas cuestiones pero quisiera señalar dos: son unos "pocos casos" aunque entiendo que se señalan muchos casos y qyue ya un solo caso es motivo de una grave preocupacion, o se trata de "practicas generalizadas" en este tipo de centros, o en todos loa centros ... La segunda cuestion tiene que ver con el papel de la administracion: los modelos de gestion al uso dan lugar a una importante precarización de la atención a menores y así, sin medios materiales y humanos adecuados y en situacion precaria dificilmente se puede garantizar una buena atención

Manuela dijo...

y lo malo de todo esto es lo poco que le importan esos menores a la mayoría de la población, lo único que nos molesta es que nos pongan cerca de casa un maldito centro de menores... de Berlusconi muy impresionante, pero me quedo con la patada a Tersh, es más local pero mucho más manejable por los medios, más de estar por casa...

Quique dijo...

De acuerdo contigo Alfonso, hay muchos interrogantes. También parece que se haya asumido que externalización y precarización tengan que ir de la mano necesariamente.
También coincido contigo Manuela. Estas noticias de repente salen y desaparecen, parece que no hay interés en darles un seguimiento, ni tan sólo periodístico que busque la verdad.

Psikoloca dijo...

Estoy con vosotros, hay centros y centros de menores, pero yo si he conocido en mi trabajo como educadora en protección de menores como a un chaval de uno de mis caso lo tuvieron en aislamiento durante 5 días... hasta que le dio un ataque de ansiedad y custodiado por la policia nacional fue al hospital... volvía a casa todos los fines de semana y es verdad que a veces se ponía un poco agresivo, pero era muy fácil trabajar con el, no hacías caso a esos comportamientos y al rato 20 minutos como mucho, venía y pedía perdón era consciente de su comportamiento... sin embargo en el centro en el que estaba... sin tener la sala de aislamiento totalmente preparada ("se supone según me dijeron altos jefes de BS que tenía que estar acolchada... en todas su partes, para que el menor no se hiciese daño") se supone que un aula de estas,.. pues bueno es para el momento fuerte... pero no para tener a la persona dentro un montón de días...

Tengo una amiga que trabajo en Madrid en un Centro de Menores, y salió del trabajo escandalizada... por el tema de las sentadillas para ver si llevaban algo en la vagina o en el ano" ella esto me lo contaba hace años...no lo hacía ella sino que tenían gente de seguridad encargada de hacerlo cuando entraban....

Bueno se que son casos puntuales, pero escandalizan mucho... si que creo que habría que ir contra instituciones concretas, y no juzgar a todos los centros de menores porque todos no funcionan igual... es verdad que todos están muy mal pagados para el profesional, pero no todos funcionan igual unos bien y otros mal.... habría que poner nombre a cada uno de ellos.

Saludos, y de nuevo estoy por aquí jeje

Quique dijo...

Saludos pskl!!.

Asier dijo...

Totalmente de acuerdo con vosotros Quique y Alfonso. Primero fue el informe del defensor del Pueblo y ahora, en la misma linea (y con casos/pruebas muy similares) Amnistia.I.. El deber del Estado, ademas de protector es informar a la sociedad y aclarar dudas , aunque estas sean casos muy concretos y practicas minoritarias las que se den de manera incorrecta.
Lo que no sabemos todavía, es hasta que punto la sociedad y nosotros mismos como profesionales de ese tipo de recursos, estamos preparados para explicar y asumir la gravedad de nuestros menores infractores, sus problemas mentales, antisociales....y nuestras propias acciones reeducativas. Con la experiencia de los años y el conocimiento somero de algunas situaciones (tipo Piskoloca dixit), puedo afirmar que con el discurso pedagógico solo, no llega.
Un saludo

Quique dijo...

Hola Asier, estoy de acuerdo contigo en que con el discurso pedagógico sólo no es suficiente y eso parece obviarse. La transparencía significa también responder a la pregunta: ¿qué hacemos cuando aparece la violencia del menor?. Esa respuesta no puede improvisarse, tiene que ser fruto de un consenso técnico y social.