martes, 16 de febrero de 2010

DEL CARMELO A ALASKA


Alaska, 16 de febrero de 2010,

Querido R,
Era a principios de los setenta y tú eras muy pequeño. Los niños del Carmelo jugábamos al bote o al escondite entre las barracas, matábamos ratas a pedradas y cazábamos lagartijas. Recuerdo que si te quedabas con la cola arrancada entre los dedos y la cola se retorcía ( se retorcía siempre), es que te estaba llamando hijo de puta, y tenías que rematarla hasta que parara. No era parte de un ritual, ¡que va!, nos lo creíamos a pie juntillas, como se cree en los reyes magos. Como creíamos en la mano negra que salía del fondo de la taza del water en el cole para agarrarte por los huevos. Espiábamos a parejas besándose en las esquinas, jugábamos a las canicas, al trompo, a construir escopetas con una madera, una pinza y balines de papel que te podían sacar un ojo. Nos tirábamos por la calle de los alemanes con artilugios de madera y rodamientos, a fútbol con pelotas de plástico y a guerras a pedradas. Celebrábamos el día de la tortilla en la Montaña Pelada, haciamos incursiones a la Plaza del Ángel, veiamos jugar al Baronense y cazábamos renacuajos en el Parque Güell.
Estarás de acuerdo en que los niños del Carmelo parecíamos, a pesar de todo, inconscientemente felices, casi ajenos a un país miserable que exprimía a nuestros padres y que no sabia dónde meternos.

En nuestro cole, el Sagrado Corazón de Jesús, yo estaba a punto de pasar de la clase B a la clase A, de la de los tontos a la de los listos, por culpa de mi buen nivel de lectura. Era el libro El viejo tren, con el que empezamos a leer y que tú has recuperado hace poco gracias a eBay. Es la primera cosa que recuerdo haber leído. Recuerdo, y es imposible que la memoria me engañe en eso, que me sumergía en aquel paisaje de raíles abandonados y trenes que hablaban como se sumerge Jake Sully con su avatar en el mundo de Pandora.

El impulso de escribir vino mucho después, seguramente con las novelas de Marcial La Fuente Estefanía que traía papá a casa. Mi primera página de entonces narra como un pistolero (él), alto y delgado, llena de agujeros a un tipo que caía encima de un montón de sillas de saloon.

Luego vinieron los tebeos. Hubo una época en que pensaba que ser adulto era convertirse en un imbecil que no quiere seguir leyendo tebeos. Un tiempo en que las páginas escritas de los libros de Bruguera sólo eran un estorbo para seguir a Julio Verne en viñetas.
Yo no. Yo, cuando fuera grande, seguiría leyendo tebeos, que era donde estaba la felicidad.
De grande, efectivamente, leí casi todo lo que había que leer. Y de más grande he seguido leyendo lo que me ha dado la gana. Cuando veo a mamá tirarse horas enteras con El País pienso que debe de haber algo genético en todo esto. O quizás no. ¿Tú que opinas?. Sea como sea, un mal que no tiene cura.

Lo de escribir no lo he practicado tanto. Algunos cuentos y obras de teatro. Aunque ya sabes que los dos últimos años los he dedicado a escribir este blog con una regularidad que me sorprende. 
Te escribo fundamentalmente por eso, aunque haya necesitado este largo preámbulo. Porque creo que ya es hora de que desvelemos a los lectores una historia muy curiosa relacionada con este blog y que muy pocas personas conocen.
Verán:

En el año 2006, mi hermano y yo, junto con Manuel Martinez e Inés Pastor, fundamos la compañía de teatro Factoría Los Sánchez. El nombre era toda una declaración de principios. Porque lossánchez, sus idas y venidas, su guasa, sus manías y sus fobias, sus infancias en el Carmelo y sus chascarrillos, son el germen de nuestras obras de teatro.
Ese mismo año estrenamos en el Teatro Principal de Castellón nuestra primera obra: El hombre que intentó cruzar el Titicaca. Una locura sancheziana. Nuestra siguiente obra, en 2008, fue El Candidato, escrita por Rafa y yo, mano a mano. Una obra sobre los políticos que fue un éxito de  crítica.

Hasta entonces yo había escrito sólo un par de cosas sobre mi profesión (De cómo hablamos y el Diario de un educador), pero a la vuelta de un viaje por Sicilia, donde tomé notas sobre la relacion entre la política y la mafia que luego me servirían para escribir El Candidato, comienzo a escribir este blog.
El nombre del blog fue muy sencillo de encontrar. Robé la idea de una de mis series favoritas: Doctor en Alaska. Título, además, que permitía centrarme en mis reflexiones y experiencias sin necesidad de situarlas en un lugar concreto. En una representación en Reus, un educador me preguntó si Alaska era una metáfora de la soledad y el frío. La soledad del educador, mmmm. Bonito. Pero no, la realidad, como ven, fue mucho más prosaica.
También decidí preservar mi anonimato, y utilicé el seudónimo de Quique. Me he acostumbrado tanto al nombre que no me importaría seguir siendo Quique para ustedes.

Un día le dije a mi hermano que había descubierto el blog de un educador, un tal Quique, y que le echara un vistazo. A pesar de que Rafa es un tio muy sincero, quería saber su opinión sin ningún condicionante. A ver que pasaba. A Rafa le gustó el blog. Le gustó mucho. Le gustó tanto que el muy burro pensó enseguida que la compañía debía de llevarlo a los escenarios. Pero Rafa tenía un pequeño problema de lealtad. Hasta ahora yo había escrito las dos obras de la compañía y, aunque ni tenía ni quería ninguna exclusividad sobre el particular, parecía razonable que  me ocupara también de la tercera. O eso pensaba él. ¿Cómo le decía a su hermano, a mí, que nuestra tercera obra iba a ser la obra de otro, de un tal Quique, de un educador de Extremadura, o de Alaska, o vete a saber de dónde? Y, para más inri, ¡una obra sobre mi profesión!. Con la de veces que yo le había dado la lata con la educación social. Oh, la, la, ¡ Alta Traición!.
En fin, tampoco es que fuera para tanto. Cosas de los Sánchez.

Pasaron un par de meses. Yo pasándomelo pipa, sin desvelar la verdadera identidad de Quique, y Rafa sin saber como decirme que había encontrado a Otro.
En fin, que la tragedia shakespeariana se convirtió en comedía española cuando destapamos nuestros secretos casi al unísono. Los dos tan contentos, aunque yo un poco mosqueado. No sabía si alegrarme de que a Rafa le gustara el texto o sentir celos de ese tal Quique.
He de decir que tardé bastante en convencerme de que este texto podía ser carne de escenario y que machaqué a mi hermano durante un tiempo con mis dudas. Yo le llamaba y le decía : ¿pero Rafa, estás seguro? a lo que él contestaba invariablemente: ¡que sí pesao! Yo no veía teatro por ningún lado, ni tampoco veía el interés que podían tener mis historias para el público.

En fin, esa es la verdadera historia de un blog destinado a un uso muy particular que se convirtió en una obra de teatro que está recorriendo con éxito media España.

El tiempo te ha dado la razón. 

Foto: Parque Huerquehue. Chile, 2000

17 comentarios:

Toñi dijo...

FELICIDADES, Quique!!!! Me encantaría ver esa obra de teatro!!!!! Seepresentará cerca de León algún día????

Lidia dijo...

Ay Quique, que pillín.
Gracias por compartir con nosotros tu secreto, espero que esto no signifique que dejas el blog, no puedes hacernos eso.
Como me gustaría algún día ver tu obra y conocerte, será complicado, yo si que vivo en Alaska, o casi, bueno no perderé la esperanza.
Saluditos y felicidades por el éxito de la obra.

Lidia dijo...

Ay Quique, que pillín.
Gracias por compartir con nosotros tu secreto, espero que esto no signifique que dejas el blog, no puedes hacernos eso.
Como me gustaría algún día ver tu obra y conocerte, será complicado, yo si que vivo en Alaska, o casi, bueno no perderé la esperanza.
Saluditos y felicidades por el éxito de la obra.

Isis dijo...

Hola Quique! Hace tiempo que me voy tropezando con tu blog, pero hasta hoy no me he parado a leerlo. Me he hecho seguidora y todo!El post es genial, precismanete hoy voy a empezar un curso en el Carmelo (conoces Carmel Amunt?). Tmb he leído el documento "De como hablamos": sencillamente genial, me he reído mucho. Lo difundiré entre mis amigas educadoras. Puedo colgar el trocito de las siglas en mi blog? http://ditupalabra-isis.blogspot.com/(firmado por ti, claro). Ya paro. Espero ver la obra cuando venga por tierras catalanas. Saludos!!!

Manuela dijo...

vaya, entonces resulta que somos vecinos, porque el Carmelo no queda lejos de mi casa y tú parece que tampoco vives en Extremadura ni en Alaska, claro que tampoco yo me llamo Manuela, ojalá pronto pueda ver tu obra, si estrenas en Bcn por favor dinos rápido!!! y felicidades, es un modo maravilloso de iniciar un blog... de lo que sí estoy segura es de que cuando escribes eres honesto, y yo también lo soy, así que da igual cómo te llames en el Registro Civil...

lucce dijo...

Snif, snif...

Algunos EducaBlogueros ya barruntábamos la identidad de Quique cuando El ES en Alaska vino a visitarnos a Bilbao: ¿existirá?, ¿vendrá?, ¿no será...?

En aquellos pintxos del Casco Viejo ya nos aclaraste esta verdad que hoy haces pública aquí.

De todos modos, Quique, permite que esta duplicidad de personalidades continue y que Quique siga ilustrándonos con su experiencia, sabiduría y, sobre todo, con esa forma de escribir tan poco habitual, desgraciadamente, en este tipo de profesiones.

En fin, que leyendo esta entrada me ha dado un poco de pena que se haya desvelado el gran secreto (a lo mejor porque ya no tenemos la exclusividad del mismo) y al mismo tiempo me he asustado al principio porque me estaba sonando a despedida... Eso no, ¿eh?

Un saludo!!

Asier dijo...

Gracias por todo Quique y bienvenido Sera:

Es un placer seguir contando y escrudiñando la profesión con tanta claridad y profundidad, como tu sabes hacerlo.

Me dan igual los nombres, me interesan las personas y creo que contigo hemos encontrado un buen ejemplo de personalidad y profesionalidad, con este maravilloso blog.

Un abrazo y hasta pronto (siempre Quique).

PD: Queda pendiente conocernos en persona, cosa que ocurrirá cualquier dia de estos...

Anónimo dijo...

Os vimos en Vic y nos encantó la obra. ¡Fue maravillosa!
Feliciddes a Rafa y a ti Sera-Quique

EM

Violeta dijo...

Jajaja, qué sorpresa, y yo que pensaba que eras extremeño y somos medio vecinos!
(como soy de naturaleza detectivesca me pregunto porqué extraña razón habrás compartido tu secreto ahora..)

Nos vemos en EL Puig.

Anónimo dijo...

Quique, me he quedado con un sentimiento igual al que me quedé cuando supe que los reyes magos no eran los reyes magos... no se porqué tengo una mezcla de sensaciones de decepción, de périda de ilusión y a la vez de alegría, de sorpresa grata. Como se diría en murcia, axo! qué fuerte!
Espero que como ya te dicen algunos seguidores, esto no sea una despedida, sino.. que has tenido que contarlo porque va tan tan bien la obra que tenías que desvelarlo ya!
Pues el leer tus post son una delicia, ya eniendo por qué escribes tan bien! jeje
Murcia te espera con los brazos abiertos!, pues ya se de alguna gentucilla de por aquí que estamos deseando verte! (además bcn está más cerca de murcia que extremadura! jeje)
Suerte con todo!
Esperando impaciente que escribas el próximo post!!!
:)

Dolo dijo...

Bueno, bueno, que sorpresa. Yo que ya habia imaginado la ciudad de Extremadura, los ciudadano@s que atiendes, etc... Así que los reyes magos no existen. Después de todo lo importante es que nos has mostrado tus pensamientos, formas de trabajar, en definitiva tu saber hacer y lo más importante no tener pelos en la lengua. Tengo que decir que a pesar de no haber participado mucho, con mis opiniones, en el blog, me he leido todas y cada una de las entradas así como de las opiniones. He asentido contigo, en silencio, sobre muchas de tus opiniones. Siempre he pensado que tenian mucha suerte contigo la gente tenia que lidiar con sus problemas o con los ajenos. No se a quien me imaginaré a partir de ahora detras de las palabras, pero serás tú Quique o Sera que más dá. ( Con tu blog llegué a pensar que la educación social en Extremadura era pionera )

Anónimo dijo...

Pues si, fue un alivio recibir su mensaje en mi teléfono: "quique soy yo", me puso. Una historia Paulausteriana.
Rafa Sánchez

Luigi dijo...

Guau, pillado me has dejado, jaja.

La verdad es que esto ahora explica muchas cosas... xD

Es una especie de doble personalidad muy creativa; pero vamos, como dice el chiste: "pasen y hablamos los cuatro".

Saludos. ;)

Quique dijo...

Un saludo a todos/as
Isis, ningún problema para que cortes y pegues el De cómo hablamos, al contrario.

Tina dijo...

Eiiii... hace tiempo que no escribo en tu blog... però si que te voy leyendo eh? jajajja...

La verdad és que no te debes ni acordar de mi, vaya tela, soy un desastre... pero bueno, hoy te escribo porque he empezado Educación social en la UOC i en una de las asignaturas nos hacen leer una entrada tuya para comentarla jajajja que bueno ha sido cuando lo he leído...

Bueno pues nada, seguimos en contacto, ok?... un besito, y a ver si puedo ir escribiendo más, lo intentaré que soy todo un caos, ya sabes!

Chao chao.


Tina.

Quique dijo...

Si que me acuerdo Tina, si jajaja
Oye, tengo curiosidad, me puedes decir que asignatura y que entrada? Me ha hecho mucha gracia. Bueno, a ver si saludas más a menudo.
Un beso

Jueves dijo...

¡Madre mía!
Cuando leí esta entrada no estaba segura de haber entendido bien, así es que he esperado a ver qué comprendían otros... ¡Vaya vaya vaya vaya!...

Enhorabuena doblemente, ¡y que me alegro de haberte conocido dos veces!

Un abrazo