jueves, 10 de junio de 2010

EL VUELO RASANTE DEL MOSQUITO Y EL IPAD



Alaska, 10 de junio de 2010,

9h.
Hoy la primera entrevista la hago con unas ojeras que me llegan hasta la mesa. Ha sido (como diría Paniker) que el mosquito, puntual como cada año, ha acudido a su cita con mi sangre, queridos amigos de la fauna ibérica. Lo ha hecho con alevosía y nocturnidad, antes de que el ser humano, o sea yo, haya podido hacerse con un enchufe de esos que los mata bien muertos. Me gustaría hacer un pacto con el mosquito/a: yo le dejo chuparme toda la sangre que quiera, y él, a cambio, no hace ese siseo tan odioso en su vuelo rasante. Pero algo en la evolución de este insecto ha fallado, porque es su zumbido, más que su voraz apetito, lo que va a provocar su sentencia de muerte.
Total, que no he pegado ojo, y ahora me debato entre la vida y el bostezo con el señor Juan , que no quiere que su hijo repita curso y quiere que yo hable con la escuela.

10h.
He recibido un email de una madre, donde me comenta un problema familiar. ¡Un email! algo impensable hace tan sólo unos años.
Un amigo me decía hace poco que con tanto email, facebook y chat se estaba perdiendo el contacto directo con las personas; ¡vamos a acabar haciendo las entrevistas por video conferencia!, me decía, apostillando que el contacto cibernético era frío e impersonal. No estoy de acuerdo con mi amigo, claro. No del todo. De hecho espero ver y vivir lo suficiente como para hacer alguna entrevista online. Intuyo, aunque hay gente que opina lo contrario, que eso también permitirá descargarnos  de burocracia y de gestión para volver a centrarnos en las relaciones humanas.

¿Qué tiene de malo, o de frío, la comunicación mediante un teclado, o una cámara? ¿No es comunicación humana al fin y al cabo? . Díselo a los inmigrantes que gracias al chat y a las videoconferencias con sus países de origen, o con quien les da la gana, pueden sentirse un poco menos solos que hace unos años.
Tendremos que comenzar a estudiar las funciones del ordenador (y sus derivados), no sólo como vehículo, sino como intermediario entre el ciudadano y el profesional. Aquello de la distancia óptima.
La presencia física seguirá siendo insustituible, pero Internet es más su complemento que su enemigo.

Hace unos días, ante una pregunta lanzada en el facebook del CEESC, muchos profesionales solicitaban más formación online. Lo que piden es la  globalización de la formación. En el fondo, más democracia. Porque, entre muchas otras cosas, el online permite formarse a los que trabajan con horarios poco compatibles con su presencia y también rompe con los “desagravios” centralistas (ya no hace falta bajar a la capital para formarse, tener voz, o participar en algo). Y también permite estudiar al ritmo y al biorritmo que te pide el cuerpo.
Me imagino un futuro donde toda la gente lleve su iPAD encima, como se lleva una agenda o un paquete de chicles. Las relaciones semipresenciales, contacto directo y cibernético, no son el futuro, son el presente. Son Ya.
Los servicios sociales tendrán que decidir si quieren subirse a ese carro.
_____________________________________
OFERTA 2X1 PARA VER ESAlaska en el TANTARANTANA (imprimiendo este flyer y presentándolo en taquilla).


IMÁGENES DE LA RUEDA DE PRENSA EN EL BLOG DEL TANTARANTANA 


(el tercero por la izquierda es Rafa)

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también creo que son uncomplemento.

Enhorabona per l'obra!

MªRosa

Manuela dijo...

odio los mosquitos tanto como tú y me hice con el aparato eléctrico hace más de un mes, porque ya me picaron y me pasé alguna mala noche, odio ese siseo no me permite concentrarme en el sueño y es una tortura, lo malo es que de día se te olvida y te llega la noche y te das cuenta de que no compraste el aparato... mierda!
en cuanto a las relaciones cibernéticas y la ipad, seguro que sí, porque hace quince años a quien llevaba móvil lo señalábamos de pijo relamido, y ahora hasta la señora María si se deja él móvil no sabe vivir... mis suegros ven a mi hijo, su nieto, por skype todas las semanas, claro que preferirían tocarlo y olerlo, pero como no pueden al menos le ven la carita y él puede ver la suya y no olvidarles tampoco... es un complemento!!!

Anónimo dijo...

De acuerdo contigo en que en SS vamos un poco descolgados de las TIC
Felicidades por la obra
os vi en el Almazen y me encantó y repito con mi marido

Gloria

Dolo dijo...

Yo para los mosquitos utilizo mi mala sangre, no se atreven a acercarse. Para mi hija homeopatía ( ledum palustre ) parece mentira pero funciona.

Mi mala sangre no se puede decir que nació conmigo, más bien se ha ido generando a lo largo de los años y los avatares de la vida (, los/as que me conocen os dirán que no es cierto, que soy una persona paciente, optimista y dulce), sin embargo puedo decir que se me hace mala sangre cuando el dolor ajeno me traspasa la piel y lo hago propio y se me hace mala sangre. Es así como después de atender una familia que salieron huyendo de su país por amenazas de muerte, llegan al nuestro con el miedo en sus cuerpos y el infortunio de haberlo dejado todo, propiedades, trabajos, una parte de la familia y se encuentran que tienen que realojarse en una habitación cinco personas, que por ello les cobran 300€, que no encuentran ningún tipo de trabajo, que cuando lo encuentra la mujer, es de lo mas denigrante y tiene que salir por piernas.
Cuando llego a mi casa no puedo dejar de pensar en ello, y lloro como los he visto llorar a ellos durante la entrevista, poco profesional lo sé, pero es que esto me hace mala sangre.
Busco direcciones, ongs etc… para que los ayuden en trámites de asilo, se las doy, se ponen en marcha, , espero que lo consigan.

Quique dijo...

Enhorabuena Dolo por ser tan buena profesional