lunes, 18 de julio de 2011

CON LOS CINCO SENTIDOS (2). SABORES

Sigo metido en asuntos teatrales y sigo subiendo la serie sobre los sentidos y mi trabajo en unos servicios sociales que escribí hace un par de años. Este es el segundo post. Iba de sabores. Que les aproveche.


SABORES
Alaska, despuésdelunoauno, de 2009,
Creo que alguien que hace el gesto de aceptar un caramelo, desenvolver el envoltorio, llevárselo a la boca y saborearlo, está más predispuesto para entablar una conversación con tranquilidad. A partir de ahora voy a intentar corroborar esta impresión. Los caramelos que tengo encima de la mesa de mi despacho están en una caja roja, diciendo "cógeme".
¿A qué sabe servicios sociales?. Podría decir que tienen un sabor agridulce, o que a veces saben a amargo, u otras malas metáforas. Pero soy muy prosaico. Pienso en el gusto, como antes pensé en los olores, y no se me ocurre nada.

Una vez leí un libro delicioso: Un instante de felicidad, del periodista Arcadi Espada: "Sólo hay dos maneras de comer. En una come la memoria. Algo que humea en el plato levanta un suceso que los sentidos acumularon en el pasado". El sentido del gusto parece no estar presente en nuestro trabajo, pero quizás su papel de segundón es sólo una apariencia. Al fin y al cabo hace miles de años que los hombres buscan la reconciliación en torno a una mesa de viandas.
Ya os he hablado de las Cuétara, y como el bombón de chocolate hizo más por una buena coordinación que todos los protocolos juntos.

Los sabores de un día de trabajo, para mí, comienzan sobre las diez, con el café con leche y el mini de jamón. Antes de eso, casi nada, apenas la pasta de dientes y un trago de granini recién levantado. Durante la mañana, pura supervivencia: frutos secos que le robo a la Teresiña y algún plátano. Nada de glamour. A veces un té, que casi siempre prepara R. una de las administrativas. El té sabe a gloria, porque es té y es descanso y risas. En invierno la menta caliente inunda la boca. Es, sin saberlo, como un plato del Bulli:  pasta de dientes que se bebe.

No se me ocurre como aprovechar más el sentido del gusto con las personas que atiendo. No se trata de darles un caramelo para que estén contentos, ni el chocolate del loro. Ahora que lo pienso, muchas veces, cansado ya de hablar de responsabilidades, hemos hablado de sabores y gustos, de lentejas con chorizo, de salmorejo, de ¿y usted de dónde es? y ese tipo de cosas con las cuales empiezas a conocer a la persona que hay detrás del expediente. Quizás esto sea más hablar de la memoria que del sabor mismo, pero el caso es que se nos hace la boca agua. No creo que uno sea lo que come, o lo que lee, pero lo que lee o lo que come forma parte de uno.

En el trabajo en equipo es otra cosa. ¿Se imaginan de coordinaciones con el departamento de infancia, mientras se saborea una porción de chocolate negro pasada por el horno? La cosa cambia. El ying y el yang. Lo pesado y lo leve, como decía Milan Kundera. Seguro que las ideas salen más ponderadas, más brillantes y dulces. O morder una manzana en una reunión complicada, y saber que tienes tiempo, el de masticar y tragar, para preparar la discordia. O comer un helado, y parecer un niño mientras se discute como un hombre.

Le doy vueltas a la cuestión. Nos peleamos por lo que decimos, por lo que oímos, por lo que vemos, a veces por lo que olemos. Pero el gusto une, incluso en la discrepancia. Claro que por el hambre se sufre o se puede llegar a matar, pero esa es otra historia.

13 comentarios:

Laura dijo...

Hola Quique!
Nose si me recordaras, soy Laura (me atreví a escribirte ara un par de meses atras)
Adoro entrar en tu Blog. Me ilusiono a cada cosa que escribes,me motiva tantissio yo quiero hacer lo mismo!
Estoy haciendo un trabajo de recerca, como no, de la educación social i otros temas relacionados.
Me encantaría que me “ayudaras”. Simplemente que me explicaras mas cosas, mas información sobre que haces y como , etc.. (aparte de lo que escribes en el Blog)
Espero que me digas alguna cosa.
Muchas gracias

SALUDOSS!!!

Laura dijo...

Hola Quique!
Nose si me recordaras , soy Laura(me atreví a escribir ara un par de meses)
Adoro entrar en tu blog, me ilusiona tanto ver lo que escribes, me encanta. Yo quiero hacerlo!
Estoy haciendo un trabajo de recerca, como no, de la educación social i diferentes temas relacionados con la educación.
Me encantaría que me “ayudaras”, simplemente a explicarme coses , información sobre que es lo que haces y como, etc..(aparte de tu blog)
Muchismas gracias.
Espero que me digas alguna cosa!

SALUDOS !!!!!

Quique dijo...

HOla Laura, encantado de ayudarte. Ya me dirás cómo.
Un abrazo

Manuela dijo...

qué sugerente pensar en sabores a la hora de comer... sin embargo mi trabajo, puro papel e informe, no me sabe a nada, no lo he probado pero estoy segura de que el papel tiene un gusto horrible... si yo fuera a visitarte en tu consulta sería de las que coge el caramelo pero no lo abre en tu presencia, se lo guarda en el bolso y lo saborea después en un momento de soledad o en el cine...

Laura dijo...

Muchísimas gracias !!!
Te parece bien que te de mi correo electronico y asi podemos hablar mejor ?

Un abrazo

Quique dijo...

Ok Laura

CASIOPEA dijo...

si, los sabores unen, o si no cuantas veces has saboreado un cafe enfrete de un amig@ y de por medio las preocupaciones. Cuantas cañas han envuelto unas risas con los compañeros?

seguro que si uvieras plastilina o unos click de playmobil y la gente fuera capaz de sacar su espiritu de peter pan todo seria mucho más fluido
btosss

Laura dijo...

Este es: srta.laurita@gmail.com

Un abrazo!

Asier dijo...

"Sabores" se hace realidad cada Miercoles, por aquí en el Norte. No hay nada mejor (y ámen que las coordinaciones con otros compañeros/as y profesionales, salen reforzadas y con ganas de repetir) que una tarta de manzana,o de chocolate, con un zumito de naranja o un café (para los cafeteros). El día que nos falté Rosiña, no se que será de nosotros/as y de las mañanas de los Miercoles.

Un saludo Quique.

AmbientARTE dijo...

Quique, en mi trabajo de guía a esas cosas que a todas las personas nos unen, independientemente de nuestras características, a través de las cuales un/una guía puede crear una conexión emocional con los visitantes, les llamamos conceptos universales: hambre, sed, amor, dolor, muerte, vida, hijos, familia, enfermedad, sexo, amistad, madre, etc. A pesar de que cada persona tiene su propia idea de ese concepto, es algo que TODAS conocemos. Eso puede crear sentimientos que nos pueden unir.
Un saludo!!!!
Toñi.

Llanetes dijo...

No hace muchos meses, conocí a una mujer en Perú, de unos 50 años qe tenia 7 hijos. los habia criado ella sola, pues su marido se dedicaba a salir y tomar (beber). Hablamos de la educacion que habia dado a sus hijos: EJEMPLAR sobretodo viviendo en el entorno que estaban, incluso en prevención de drogas, información sexual etc. Le pregunte el truco y me dijo:

"Yo busco espacios sinceros con mis hijos, y ¿qué mejor que haciendoles una tarta y tomandome un trozo de la tarta con ellos mientras hablamos? No hay ni uno que se me resista, les encanta.

En la vida de un educador nunca dejas de aprender..

Llanetes dijo...

No hace muchos meses, conocí a una mujer en Perú, de unos 50 años qe tenia 7 hijos. los habia criado ella sola, pues su marido se dedicaba a salir y tomar (beber). Hablamos de la educacion que habia dado a sus hijos: EJEMPLAR sobretodo viviendo en el entorno que estaban, incluso en prevención de drogas, información sexual etc. Le pregunte el truco y me dijo:

"Yo busco espacios sinceros con mis hijos, y ¿qué mejor que haciendoles una tarta y tomandome un trozo de la tarta con ellos mientras hablamos? No hay ni uno que se me resista, les encanta.

En la vida de un educador nunca dejas de aprender..

Manuela dijo...

delicioso