domingo, 26 de junio de 2011

CHARLA AL NATURAL CON CERVEZA Y OLIVAS PARTIDAS

Alaska, 26 de junio de 2011,

La crisis.  X y yo la atacamos con una cerveza fría y unas olivas partidas de por medio, en esa hora en que el calor nos perdona la vida.  He leído un montón de análisis sobre el tema. Economistas, periodistas, políticos. En realidad es difícil leer otra cosa en estos tiempos. Es todo tan complejo que cualquier reduccionismo roza siempre la demagogia. Hubo un tiempo en este país en que casi todo se hizo muy mal. Y a ese mal contribuyeron no solo los que se sientan ahora en el banquillo de los acusados por la opinión pública, bancos y políticos, sino muchos ciudadanos. Que unos tengan más responsabilidad que otros en el problema no exime de la responsabilidad que cada uno tenga, de las decisiones que tomó o no tomó, de cómo se endeudó o dejo de endeudarse. Y eso, asumir la responsabilidad y transformar la queja en algo útil será el verdadero motor de cambio. Eso que llevamos diciendo los educadores desde tiempos inmemoriales.

La política española es un partido entre dos equipos  en el que siempre pierde España. El PP apuntaló la modernización del país iniciada antes por el PSOE, pero no supo o no quiso o no lo intentó, cambiar el modelo económico español. El PSOE que vino después, ese PSOE dirigido por alguien que ha hecho del globo sonda su manera de hacer política, quizás no fue el responsable directo de la crisis, pero no la vio a tiempo, siguió sin verla cuando todos la veían, y la quiso atacar con unas medidas populistas que dejaron el Estado en los huesos.  Ahora que el PSOE implora poder aprobar los recortes que tienen que salvar al país de la quiebra, el PP le hace la cama cuanto puede, interesado en no ver más allá de sus intereses. España es una historia de bucles y de pinzas.

Los recortes. Hablar de los recortes a esta hora de la tarde es triste, lamentable. En este tema parece no haber posibilidad de grises, nosotros que siempre estamos defendiéndolos. Algunos de los recortes en sanidad, educación o servicios sociales que se proponen en Cataluña significan un claro retroceso del bienestar de los ciudadanos. Las medidas que desprotegen a las personas más vulnerables  son inaceptables, mucho más en estos momentos. El problema que yo veo es que cualquier discurso contrario a los recortes tiene, también, que contemplar en el horizonte los cinco millones de parados y el drama griego. Es decir, debería incluir  propuestas válidas y alternativas para salir de la crisis. Propuestas que, a poder ser, sean más imaginativas que bajar el sueldo de nuestros políticos o prohibir que viajen en business. Pero eso quiere decir defender en algún momento medidas impopulares, y eso tiene un coste difícil de asumir, mucho más cuanto menos se juegue uno en el envite. En tiempos difíciles se vive mejor contra lo que sea.
La cuestión es que si  los partidos políticos, los movimientos ciudadanos, los empresarios, los sindicatos, etc. no se mueven un ápice de sus posiciones, si no hacen autocrítica, si no tienen la suficiente valentía y arrojo  para entender que estamos en un momento histórico delicado que exige renunciar a algunos dogmas propios en bien del colectivo, la salida de la crisis será todavía más complicada.

En el tema de los recortes hay que ser muy cuidadosos. Es importante aclarar que la mayoría de recortes en prestaciones o servicios se deben exclusivamente a la falta de solvencia del gobierno. Resulta indecente que se intente culpabilizar a los que los recibían hasta ese momento, en un intento de hacer pasar los recortes con vaselina. Un juego político perverso en el que podemos caer también los profesionales, defendiendo lo indefendible.  Si es que no hay dinero, no hay dinero. Punto. Pero eso no dice nada de la necesidad de un proyecto o un servicio para el que sí que había dinero antes.
Eso no quiere decir que todos los recortes tengan que ser negativos.  Por ejemplo, que la administración española está inflada como un globo y que es necesario adelgazarla es un hecho.  En todo caso cualquier recorte que se justifique, no por la falta de liquidez del Estado, sino por lo que significa de ahorro en algo que se considera superfluo o innecesario tendrá que argumentarse bien. También sería deseable que se explicara porqué, si se trata de liquidar algo inútil, no se hizo antes de la crisis.  

Un rato después
Un rato después hablamos de  la educación social. La profesión. Generalizar es peligroso. Puede uno acabar confundiendo las tribulaciones privadas con el universo y acabar decidiendo que todo está fatal cuando lo que está fatal es uno mismo. Sea como sea, a esta hora de la tarde nos ponemos estupendos y coincidimos en que a la profesión le falta dar un salto cualitativo. Parece un poco estancada. Nos lo parece a nosotros claro. Sus dos décadas en la universidad han sido  un periodo de luz que ha barrido  discursos voluntaristas, asistencialistas, infantiles y obscuros. Pero en el siglo XXI  faltan nuevas voces, nuevos modelos, un discurso de época.
Yo apunto una idea peregrina: quizás es que estamos todos los educadores demasiado cortados por el mismo patrón.
X : ¿Qué quieres decir?
Yo: Hay un montón de temas en los que los educadores parecen opinar lo mismo: Palestina, EEUU, el PP, la crisis, la ley Sinde, las farmacéuticas, los políticos, los genes, la escuela, el periódico El Mundo, Sudamérica, las políticas de igualdad, la inmigración, las lenguas, la ciencia, los nacionalismos. Somos como una tribu.
X:  Ummm, ya. Pero ¿eso qué tiene que ver?
Yo. Bueno, no sé, quizás nada. Pero tanta homogeneidad tal vez impide el debate, las propuestas diferentes.Oigo a jóvenes que parecen viejos. Todo aquello que deciamos, ¿recuerdas?, "quién pierde los orígenes pierde la identidad", el respeto reverencial a Freire, etcétera, no sé, quizás todo sea demasiado atávico, asfixiante.
X: Ya, pero, ¿sabes? creo que estás equivocado. Es un prejuicio tuyo. Yo creo que hay tantas opiniones como personas. No creo que todos opinemos lo mismo.
Yo: Supongo que tienes razón. Son solo sensaciones, nada objetivo. Pero cuesta verlo. Me suena todo a archisabido. Cuesta oír otras voces, nuevas propuestas. O me cuesta a mí, no sé.
X: Eso, eso, eres tú. Tienes que salir más.
Yo: Será eso.

Y así, lánguidamente, se acaba la cerveza y se va el sol.

Ilustración Chase Jarvis 

6 comentarios:

nacho buendia dijo...

Gracias por tu entrada,con tu permiso voy a utilizar una parte de ella, la que habla de los recortes para hacer un comentario de texto.
Por otro lado pienso que los "cómicos" les llevamos algo de ventaja al resto, aunque ahora estemos metidos mas en aquello de la sociología y esas cosas.
Un fuerte abrazo, Nacho

Anónimo dijo...

Sera, leyendo tu post , hasta parece que entiendes de política; es análisis??? son lecturas?? filosofia?? los educadores tenemos que saber de todo..............

asier Felix dijo...

" La política española es un partido entre dos equipos en el que siempre pierde España ". Si esta frase la hubiese escrito Galeano o Mendoza, estaríamos ante el próximo Premio Nobel (por mucho menos lo gano el señor Obama).

Compruebo con satisfacción, que ni en verano ni con tanto calor, tu ideas y pensamientos se acercan a estar en crisis .

Un saludo

Maria Rosa dijo...

Mis respetos Sr. Sera, puedes ser tu una nueva voz, más alta y clara, para invitarnos a pensar y decir, puedes ser tu nuestro altavoz... vamos di que si!

Quique dijo...

Hola Nacho, ya me dirás como te ha ido el comentario.

Anónimo: creo que es un poco de todo.

Asier: aupa! que el nobel ya está muy mal visto últimamente, pero ya me podrian dar el premio naranja/limón por lo menos(¿era en el pronto, el hola? :-)

Maria Rosa, te devuelvo la pelota, yo creo que podemos ir construyendo otros discursos entre distintas voces (y la tuya es muy importante). De todas formas creo que un discurso nuevo y de época de la eduación social tiene que contener: redes sociales-tecnologia/ciencia/cultura (es decir, beber de fuentes de las que se ha bebido muy poco hasta ahora)

nacho buendia dijo...

Bueno, lo que era un comentario de texto se ha convertido en una provocación a la reflexión. Demasiadas propuestas en tu entrada como para quedarse con las neuronas en standby. Creo que voy a aprovechar un tiempito que voy a estar por Castellón para pensar un poquito.
P.D.-Por cierto, y dado que no bebo alcohol, me tomaré una sin a tu salud. Un abrazo y te mantendre informado de hacia donde derivan las cosas.