jueves, 1 de diciembre de 2011

ES LA ECONOMÍA, ESTÚPIDO



Alaska, 1 de diciembre de 2011,

Pues seguro que sí, que es la economía. 
Hace muchos años empecé a leer las páginas de economía de El País, para enterarme de algo. Al principio de mis domingos llegué al descubrimiento de que, en realidad, la economía tenía un funcionamiento bastante sencillo. Al final de mis domingos he descubierto lo contrario. Es todo menos ciencia. La economía es un tema del que los expertos solo hablan a posteriori si no quieren meter la pata.  Mucho más ahora que anda desbocada.

Tampoco entiendo a los políticos españoles, y mira que lo intento. Se llenan la boca de reivindicar más política y menos mercado, pero sus propuestas estrella son los recortes y de ahí no los sacas.  Gastar menos, vaya. Va a resultar verdad lo que le dijo un día Zapatero a su Sonsoles, que presidente podía ser cualquiera.

Porque política, lo que se dice política, se puede hacer buena o mala incluso en la explicación de los recortes. En Cataluña, por ejemplo, se podía haber explicado que los cambios introducidos este verano en la renta mínima de inserción (RMI), cambios que hicieron que muchas personas no cobraran esta prestación de subsistencia y que están haciendo que otras, en situación precaria, sigan sin cobrarla, eran por la necesidad de ahorrar, o porque el sistema era insostenible, o cualquier argumentación avalada con datos. Muchos ciudadanos no hubiéramos estado de acuerdo con la medida, pero al menos hubiera situado el debate en otros términos: la oportunidad o no de recortar en una renta de este tipo, si no se debería empezar por recortar en otros ámbitos antes de tocar derechos de las personas más vulnerables, etc.

En lugar de eso se optó por el populismo. Se habló de fraude antes de investigarlo. Sin cifras ni datos. Eso situó inmediatamente como sospechoso a ojos de la ciudadanía a cualquier receptor de la RMI, y como negligente a cualquier profesional de servicios sociales encargado de su seguimiento. Todavía, a día de hoy, estoy esperando las cifras de ese fraude anunciado.
En su comparecencia en el Parlamento de Cataluña, el consejero Mena utilizó la anécdota como argumento, avalando la rumorología: muertos que cobraban el pirmi, familias con dos móviles o mohamed's que cobran desde su país.
Nada de datos. Ni un documento. Ni entonces ni hasta el día de hoy.

Mucha gente estuvo entonces, y lo está todavía ahora, a favor de esa actuación. Por supuesto. El populismo siempre ha dado sus réditos. Vamos, está la cosa para que encima se lleve la pasta un muerto. ¡Y marroquí!.
Pero lo único que esa forma de actuar trajo es una nueva pelea de pobres contra pobres. Parece un tanto cínico que por un lado se promuevan talleres para acabar con la rumorología del pueblo sobre las ayudas que reciben los inmigrantes  y por el otro los máximos responsables políticos la alimenten, en un alarde de irresponsabilidad, dejando caer perlas de patio de vecinos.

Por supuesto que puede haber fraude en la prestación de la  RMI. Como puede haberlo en cualquier sitio. El fraude no es solo cosa de pobres, es bien sabido. Pero que se estudie bien si se quiere acabar con él, con datos contrastados, con la participación de los técnicos que conocen el recurso, con acciones que pongan el acento en los fallos del sistema.
No con atajos. Aunque den votos. 

***
Mañana viernes, 2 de diciembre, a las 21h. nueva representació de ALASKA 2099, en la Sala Almazen, en Barcelona.

Fotografía : Mark Hooper

10 comentarios:

lucce dijo...

No quiero pecar de militante, pero en estos tiempos, en los que vienen mal dadas para todos, incluídos ellos y ellas, esto es, los que están arriba (y mal dadas para ellos es igual a que pueden llegar a pensar que quizá, un día, los de abajo se cansen de estar abajo y la líen), se buscan estrategias para ese "divide y vencerás".

El problema es que siempre vencen los mismos. Es mucho más fácil poner en cuestión al pueblo frente al pueblo desde poderes fácticos que cuestionar el fraude, por ejemplo, de las clases más altas.

Estigmatizar, señalar, etc... Como dices, Sera, si al menos se molestasen en demostrarlo todavía habría algo de debate... Pero ni por esas...

En fin, felicidades. Una vez más, has dado en el centro de la diana.

Anónimo dijo...

Me recuerda a la expresion que utilice en la comparecencia en el Parlament que venia a decir: "Muy bien, han ganado la batalla de la opinion publica, y ahora, ?com abordamos el tema de la pobresa?.
A trabajar...es muy serio.
Pepín

Manuela dijo...

me temo que das en piedra, yo estoy indignada con CIU, y en concreto con el tipo que han puesto al frente de Sanidad, el tal Boi Ruiz o como se llame que tengo su cara atragantada... privatizarán la sanidad, entrarán los privados y los que tengamos una rentita ligeramente superior -me temo que desde clase media baja parriba- tendremos que suscribir seguros privados, tócate las castañuelas, de modo que hagamos ricas a las aseguradoras que son parte del pastel financiero que pifió la crisis... y ayer decía El País que la 'embajada' que tenemos en NY nos cuesta a los ciudadanos como 350.000 leuros al año -en el Rockefeller center, pa que no se diga- y la de París casi 500.000 leuros, ahora han decidido recortar ahí también porque lo exige el PP para aprobarles presupuestos, que si fuera por ellos ni eso que la identitat catalana no pase hambre...

melare dijo...

"¡Es la economía política, estúpido!"
pág 107
Zizek, S. (2008). En defensa de la Intolerancia. Ediciones Sequitur,Madrid.

Deberíamos, por tanto, aplicar la vieja crítica marxista de la
"reificación": imponer la "objetiva" y despolitizada lógica
económica sobre las supuestamente "superadas" formas de la
pasión ideológica es LA forma ideológica dominante en nuestros
días, en la medida en que la ideología es siempre autoreferencial,
es decir, se define distanciándose de un Otro al
que descalifica como "ideológico". Precisamente por esto,
porque la economía despolitizada es la ignorada "fantasía Iundamental"
de la política postmodema, el acto verdaderamente
político, necesariamente, supondría re-politizar la economía:
dentro de una determinada situación, un gesto llega a ser un
ACTO sólo en la medida en que trastoca ("atraviesa") la fantasía
fundamental de esa situación.
(2008:113)

P.D:si queremos hacer ciencia con educación social tendriamos que empezar por el rigor y la fundamentación teórica de la praxis. Lo que para algunos el concepto populismo es el más apropiado, y parafraseando al autor que nos ocupa, y en el mismo libro, cuando se utiliza el término "populismo" y no se cuestiona la estructuras que lo mantienen, su nombre/concepto más idoneo es fascismo o demofascismo

Quique dijo...

Melare: Zizek. Se le nota el lacanianismo por los cuatro costados, lo cual quizás sea muy respetable, pero no es desde luego sinónimo de científico.
Al respecto también me permito recomendarle "Imposturas Intelectuales" de Alan Sokal y Jean Bricmont. Ellos, sí, científicos. Como contrapunto. Para que vea usted que puede haber rigor en lo que digo, aunque, desde luego, basado en fundamentos teóricos distintos que los suyos.

Respecto al populismo.
Creo que cuando alguien denuncia, como yo lo hago en el post, que se está utilizando el populismo, está denunciando una manera de hacer política que para mí es aborrecible. Está bastante claro creo. Respecto a las estructuras, es que, verá usted, yo de lacaniano y/o estructuralista tengo poco.

Saludos.

melare dijo...

Imposturas científicas : los malentendidos del caso Sokal.
Autores: Baudouin Jurdant (coord.)
Editores: Cátedra
Año de publicación: 2003
País: España
Idioma: Español
ISBN: 84-376-2079-1.

Perdón si le molesta que piense que la ciencia se basa en filosofía, es que soy así de mediocre; supongo que aún no me he convertido en un autómata. O decirlo de otro modo lo siento si pienso que la ciencia no es neutral. A por cierto no se preocupe no me ha desvelado el origen de la vida.

Le recomiendo una lectura: La responsabilidad de las intelectuales, de Noam Chomsky (si Alan Sokal y Jean Bricmont se lo permiten) y no se equivoque no es un libro de lingüística.

Quique dijo...

Hola de nuevo Melare. Tengo que disculparme con usted. Pensaba que esto era como una especie de debate en el que uno expone argumentos y el otro intenta discutirlos con otros argumentos. Pero veo que, aunque yo sí que leo sus comentarios con atención e intento responderle con mayor o menor fortuna, usted no me lee. Va a lo suyo.
No importa, al contrario, me encanta que la gente haga comentarios en mi blog.

PD: ¿La ciencia neutral? Pero ¿quién le ha dicho eso, hombre de Dios? Quite, quite. ¿Cómo va a ser neutral algo que aspira a explicar el mundo y a cambiarlo? La neutralidad déjesela a los mediadores, no a los científicos.
Mire, sobre este asunto hace bastante que lo tengo claro. Hay buena ciencia y mala ciencia. La primera nos permite a usted y a mí estar platicando en estos momentos, por ejemplo. También sé que si ahora mismo me da un patatús mientras le escribo acudiré a ella antes que a cualquier brujo o chaman. ¿No está nada mal, no?
Sobre la mala ciencia le aseguro que son los buenos científicos, y no otros, los más interesados en destaparla.

Pero si usted tiene otro método mejor que el científico de conocimiento del mundo estoy dispuesto a escucharlo (abstenerse freudianos y lacanianos, please)

Un saludo y muchas gracias.
Sera

melare dijo...

Entonces reduccionista no?

P.D: no se moleste.

Quique dijo...

¿Reduccionista? He dicho un mejor método, no que sea el único.Es que no me lee usted. PD: ¿molestarme yo? ¿Deberia?

Anónimo dijo...

Melaire: ¿la ciencia se basa en la filosofia? Al contrario, toda la Historia de la filosofia son notas a pie de página de la ciencia, des de los presocráticos hasta finales del XIX, luego vino la peor de las fiilosofias, la de los filósofos puros, y ahora por fin, cuando filosofan los científicos es cuando vuelve la mejor filosofía.
Rafa